Grave precedente



La condena del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén al diario “Río Negro” por la publicación de una foto de un funcionario judicial, no puede menos que traer preocupación porque implica un grave precedente contra la libertad de prensa en la provincia.

Precisamente, este diario ha decidido acudir a la Corte Suprema de Justicia con un recurso extraordinario para evitar que se consume un retroceso evidente para la libertad de expresión, consagrada expresamente en el artículo 14 de la Constitución Nacional.

Por si hiciera falta recordarlo, también la Constitución provincial deja sentado en su artículo 25 que “no podrá dictarse ley ni disposición alguna que coarte, restrinja o limite la libertad de prensa”.

¿Qué otra cosa que un evidente menoscabo a la libertad de prensa constituye el hecho de que se condene a un medio periodístico por publicar una fotografía de un funcionario judicial en ejercicio de sus funciones? Con más razón aún cuando la nota y la foto en cuestión reflejaron un momento histórico en la elucidación de una causa que conmovió a la opinión pública del país, como fue y de algún modo continúa siendo el caso por el asesinato del soldado Omar Carrasco, que terminó con el servicio militar obligatorio en el país.

Precisamente porque se trata de un derecho de rango constitucional, la Corte Suprema ha admitido la doctrina de la “real malicia”, que establece que en el caso de funcionarios o figuras públicas, aún cuando se demostrara que una información resultó falsa, debe probarse que el periodista o el medio conocían eso con antelación y existía el animo de injuriar o calumniar.

La fotografía que está en entredicho refleja un hecho real durante la sustanciación de ese juicio, y aunque no resulte del agrado del fiscal del tribunal oral federal Manuel De Reyes Balboa, no puede ser tenida por falsa o injuriosa porque, mal que le pese a quien sea, refleja un hecho real referido a un funcionario público.

Aceptar que el fallo del TSJ está en lo cierto, importaría tanto como descartar por falsa y maliciosa la foto que exhibe al escritor y miembro de la Conadep Ernesto Sábato, dándole la mano al dictador Jorge Rafael Videla. (AN)


Comentarios


Grave precedente