Graves disturbios en la "feria paralela" de El Bolsón

Heridos por pedradas y golpes en la céntrica plaza Pagano. Se enfrentaron vendedores, guardias municipales y público.

#

Con cachiporras, la "guardia" creada por la comuna encendió más los ánimos. El intendente los defendió y los instó a que "no se dejen pegar". Los incidentes se repitieron durante la mañana y la tarde. Hubo cuatro detenidos.

EL BOLSÓN (AEB).- Varios heridos sangrantes por piedrazos y golpes, un vehículo dañado y al menos cuatro detenidos fue el saldo de los graves incidentes desatados ayer en pleno centro de El Bolsón. Fueron enfrentamientos entre alrededor de un centenar de vendedores de la llamada "feria paralela", integrantes de una nueva "Guardia" municipal y un indeterminado número de transeúntes que tomaron partido por uno u otro bando.

La Policía, que se vio obligada a intervenir luego de la primera escaramuza, no pudo evitar que un nuevo conato de pelea desencadene en batalla campal de todos contra todos. Volaron piedras de gran tamaño y grupos de personas descontroladas se trenzaron a golpes en varios lugares del bulevar San Martín a la altura de la plaza Pagano. Alcohol y provocación fueron explosivos ingredientes de la revuelta.

Los disturbios comenzaron pasada la media mañana cuando los vendedores que no tienen lugar en la Feria de productores y artesanos fueron impedidos de instalarse en la vereda oeste de la plaza, algo prohibido por ordenanza. Para esa tarea, se vio por primera vez en acción a un cuerpo de ocho agentes municipales uniformados e identificados con la leyenda "Guardia de la plaza Pagano" y comandados por Oscar Riffo, quien luego resultó herido. Lo insólito e inexplicable es que uno de los "guardias", también de apellido Riffo, blandía amenazante una cachiporra.

Gritos e insultos dieron paso luego a las agresiones físicas. Martiniano González fue uno de los municipales que chorreando sangre por un corte en la boca se dirigió a pie al hospital mientras en el bulevar se sucedían empujones y amenazas. A otro lo golpearon en las costillas con un hierro y fue llevado a la guardia también.

Desde el comienzo de la temporada "alta", vendedores llegados de otros puntos se acomodan a hacer su negocio por fuera de la Feria tradicional. Ya hubo antes incidentes pero los de ayer fueron los más graves.

En una esquina de la plaza algunos de los miembros de la Comisión de la feria conversaron con los medios presentes y ratificaron su postura de que la "feria paralela" es una invasión y los perjudica. Reclaman que el municipio haga cumplir la ordenanza pero también dijeron que si el intendente Oscar Romera les hubiese dejado ocupar la vereda en cuestión -como ellos solicitaron- no sucedería lo que ayer.

La intervención policial no alcanzó a frenar el descontrol y luego que uno de los "guardias" pateó el paño que uno de los feriantes quiso colocar en el piso, nuevamente estalló la violencia. Una lluvia de piedras hirió a varias personas, rompió los vidrios de un auto estacionado e, incluso, lesionó en un pie al periodista Juan Carlos Díaz.

En tal circunstancia la Policía detuvo a cuatro hombres y se llevó también a dos de los "guardias" más repudiados por la gente que había en el escenario de los incidentes.

Los disturbios se extendieron con creciente virulencia hasta la tarde. Pasadas las 14 las detenciones trasladaron la protesta a la Comisaría 12ª, cuya entrada fue acordonada por una decena de agentes. Los vendedores comenzaron a reclamar la liberación de los detenidos. Antes de eso, con improvisados letreros de cartón recorrieron la Feria tradicional por su interior, mientras centenares de turistas entre curiosos y divertidos, sonreían y sacaban fotos sin saber muy bien qué estaba pasando.

Pasadas las 18 cuando parecía que la protesta quedaría allí, nuevos disturbios se produjeron en la disputada vereda oeste de la plaza.


Comentarios


Graves disturbios en la «feria paralela» de El Bolsón