Graves incidentes en la textil Brukman dejan más de 30 heridos 22-4-03



Scioli no descarta que el conflicto en LAPA sea “operación política”

Detuvieron a ceramistas de Zanon

Los gases de la Policía Federal se extendieron por un amplio sector del barrio porteño de Balvanera. Buenos Aires irradió una penosa imagen que las cámaras del mundo registraron a pocos días de las elecciones presidenciales: una fuerte refriega entre piqueteros y la policía, que duró horas se desató en la fábrica textil concursada Brukman, de Balvanera. Los incidentes incluyeron balas de goma y gases lacrimógenos disparados por la policía y piedras, molotov y la quema de un auto provocados por piqueteros y obreros de la planta. El saldo fue de unos 30 heridos y 100 detenidos. La represión se habría originado cuando cuatro trabajadoras sobrepasaron la valla policial con la aparente intención de ingresar a la planta. Alrededor de 1.000 desalojados de Brukman se manifestaban frente a la textil. Hubo heridos de distinta consideración, algunos de ellos por impactos de bala de goma y dos por munición de plomo, según denunciaron las diputadas nacionales María América González y Marcela Bordenave. Las detenciones se dispusieron en distintos operativos llevados a cabo en las inmediaciones de la planta. Poco antes de las 18, en momentos en que las empleadas textiles con sus guardapolvos celestes identificatorios intentaron acercarse al vallado policial, se desató la batalla campal sobre Jujuy al 500 y el posterior desbande por las calles adyacentes, donde se repitieron los enfrentamientos con la policía. Sin mediar palabra y luego de varias horas de tensa espera, ante la amenaza de una toma por la fuerza de la fábrica, efectivos de infantería comenzaron a arrojar gases lacrimógenos y disparar indiscriminadamente balas de goma sobre los manifestantes. Los incidentes se iniciaron minutos después de que el Ministerio de Trabajo convocara a los empleados y a los dueños de la textil a una reunión conciliatoria en la sede de ese organismo gubernamental, que finalmente no se efectúo por “falta de garantías”. La reunión citada por la ministra de Trabajo, Graciela Camaño, fracasó debido a la ausencia de los representantes de los trabajadores que desistieron de participar de la audiencia. Camaño informó que levantó la reunión por la “ausencia” del sector de los trabajadores que habían ocupado la empresa. La cartera laboral fue la única que, a nivel gobierno, se hizo eco de los incidentes. Su director, Cobi Oviedo Montaña, denunció el accionar de “grupos violentos con la evidente intención de mantener el conflicto”. Tras las corridas iniciales, los manifestantes se refugiaron en distintas propiedades de la zona, sobre todo en la estación de servicio de Belgrano y Jujuy, en cuyo playón la policía demoró luego a un centenar de ellos, varios de los cuales fueron derivados con posterioridad a la comisaría octava. Entre los detenidos se hallaban el candidato a vicepresidente por la Izquierda Unida Marcelo Parrilli y el periodista Miguel Bonasso y empleados de la firma neuquina Zanon. La policía también detuvo a tres piqueteros que se solidarizaron con la protesta de los trabajadores de Brukman, acusados de arrojar piedras y romper una vidriera del Citibank, en la avenida Entre Ríos e Independencia, hasta donde se extendió la protesta. Dos horas y media después de los serios incidentes -en los que hubo corridas, se incendió un Renault 12 en Deán Funes e Independencia, y golpes cruzados y cascotazos entre manifestantes y policías-, trabajadores de Brukman anunciaron en la entrada de la Cámara de Diputados, que hoy regresarán a la fábrica para insistir con sus reclamos. Una de sus delegadas gremiales adelantó -junto a Hebe de Bonafini, de Madres de Plaza de Mayo; y el diputado de izquierda José Roselli- que la decisión tomada es regresar a las 17 a la empresa, pese a la represión y el cercado policial que aún permanece en la zona. El Centro de Estudios Legales y Sociales y la fundación Poder Ciudadano exigieron la “exclusión de cualquier actividad” de control sobre Brukman del comisario Carlos Roncati, jefe del operativo. (DyN y AR) Duros cuestionamientos al accionar de la Policía BUENOS AIRES- La represión de la Policía Federal a los manifestantes frente a la fábrica Brukman fue repudiada y condenada por diversos referentes e instituciones sociales y políticas: * Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y fundación Poder Ciudadano: exigieron “la exclusión del comisario inspector Carlos Alberto Roncati de cualquier actividad policial que esté desarrollando en el desalojo de la fábrica Brukman” y pidieron que “se inicien urgentemente las correspondientes investigaciones administrativas tendientes a determinar su responsabilidad en este y otros hechos de represión ilegal de manifestantes”. * Periodistas: la asociación repudió la represión en general y en particular sobre periodistas que estaban cubriendo la noticia y pidió que los responsables sean “sancionados con toda energía. Esta Asociación repudia enérgicamente la generalización de estos actos de violencia por parte de una fuerza (la Policía Federal) que en los últimos meses ha hecho de este tipo de prácticas un método recurrente para avanzar sobre quienes se limitan a cumplir con su trabajo de informar”, dijo la entidad en un comunicado. * Federación Universitaria de Buenos Aires: “Responsabiliza al Ministerio del Interior y a sus funcionarios de no hacerse cargo de la represión que ellos mismos han ordenado. Las fuerzas represivas del Estado han desatado una brutal cacería humana, deteniendo y golpeando a toda persona que se le cruzaba en el camino”. * Bloque Socialista en la Cámara de Diputado: “El gobierno justicialista de Eduardo Duhalde ha elegido el camino de la represión despiadada contra los trabajadores que defienden su derecho a la vida y al trabajo. La Policía Federal ha hecho las veces de un ejército de ocupación cuyo enemigo es el pueblo argentino”. -Diputado nacional por el Socialismo, Oscar González: “Es más que sospechoso que en plena Semana Santa se inventen conflictos como el de la empresa LAPA primero y el repentino desenlace judicial del caso Brukman, si no se está pensando en alterar el proceso electoral”. * Diputado nacional José Roselli: “Fue salvaje, persiguieron a la gente hasta el hospital Garrahan y hasta San Juan y Boedo”. * Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociaciones Madres de Plaza de Mayo: “La gente fue a buscar trabajo y respondieron con represión”. (DyN)

Scioli no descarta que el conflicto en LAPA sea “operación política”

Detuvieron a ceramistas de Zanon


Comentarios


Graves incidentes en la textil Brukman dejan más de 30 heridos 22-4-03