Greenspan ve que EE. UU. sale de la recesión

La economía norteamericana comenzó a recuperarse según la visión del presidente de la Reserva Federal de ese país, al considerar un impulso "significativo" del ingreso y del consumo.

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan dijo que la economía de Estados Unidos está emergiendo de su recesión y cuestionó la necesidad de aplicar un paquete de estímulo fiscal para fomentar el crecimiento. "Estamos justo en este particular punto de cambio, hasta donde yo puedo ver", dijo el poderoso banquero central ante la comisión de Presupuesto del Senado, que evalúa los planes del gobierno de fomentar el crecimiento económico a través de recortes de impuestos y gasto público.

Los mercados financieros interpretaron los comentarios de Greenspan como el fin de la campaña de recortes de tasas de interés que el banco central del país comenzó el año pasado. El jefe de la Fed también aclaró la confusión generada por su discurso del 11 de enero, cuando parecía sugerir que es demasiado temprano para decir que la recuperación está en camino.

Las acciones comenzaron a subir en base a los comentarios de Greenspan debido a que el tono fue perceptiblemente más optimista que el de su discurso del 11 de enero en San Francisco, evaluación económica que admitió el jueves pudo haber sido mejor expresada.

En su discurso de ayer, Greenspan dijo que la economía estadounidense enfrentó el año pasado un "ajuste cíclico considerable", exacerbado por los ataques del 11 de septiembre. "Sin embargo, recientemente ha habido señales de que algunas de las fuerzas que estaban restringiendo a la economía en el último año están comenzando a menguar y esa actividad está empezando a fortalecerse", indicó Greenspan. No obstante, advirtió que aún cuando espera una recuperación del gasto del consumidor, uno de los pilares claves de la mayor economía del mundo, el crecimiento sería limitado "Hay una cantidad de factores positivos y negativos en el panorama del gasto de las familias", dijo Greenspan y destacó que la tasa de desempleo podría seguir subiendo y que esto podría empañar el nivel de consumo.

El ingreso y el gasto de las empresas podría aumentar en momentos en que el proceso de agotar el exceso de inventarios está por terminar, dijo Greenspan. Pero ese efecto duraría poco sin un sostenido crecimiento de la demanda. Un recorte en el gasto corporativo es visto como uno de los factores principales detrás de la desaceleración que comenzó a finales del 2000.

Greenspan introdujo otro elemento de cautela durante el interrogatorio, al decir que existe el potencial de que la economía podría ser "más tibia de lo que nos gustaría este año".

Greenspan dio pocos detalles sobre el tema del paquete de estímulo fiscal y dijo sólo que el panorama presupuestario no es tan alarmante.

Expresó a los senadores que evalúan planes para recortar los impuestos y aumentar el gasto público para sacar a la economía de su recesión, que semejante paquete de medidas no es crucial para que ocurra una recuperación económica.

Especulaciones

Los comentarios de Greenspan sugieren que el banco central ya no se inclina por otra reducción de las tasas de interés para incentivar el consumo interno.

Lo significativo es que estos dichos se producen luego que la Oficina de Presupuesto del Congreso de EE.UU., que hace un año preveía un superávit fiscal de 313.000 millones de dólares, anunció que el Presupuesto 2002 concluirá con un déficit de 21.000 millones de dólares. El retorno del gobierno federal a presupuestos deficitarios significa que EE.UU. competirá nuevamente en los mercados financieros para obtener los recursos que necesita en la cobertura de sus gastos. Y esto aumentará la presión para un aumento de las tasas de interés, señalan expertos. (Reuters)

Análisis: Cuando el optimismo contagia

El optimismo de Alan Greenspan vale para los inversores mucho más que la reducción de un cuarto de punto en el costo del dinero.

Por eso renuncian sin pestañear a la perspectiva de ver el equivalente a la tasa de descuento estadounidense bajar del 1,75 al 1,50% la próxima semana, cuando la FED se reúna, de 29 al 30 de enero.

Muchos se preguntaban si el presidente de la FED estaba todavía alineado con el presidente Bush y la administración republicana, como en 2001. Greenspan respondió que sí, sobre todos los frentes: avaló de nuevo la decisión de bajar las tasas el año pasado (cuando el superávit del presupuesto, en los próximos diez años, parecía que debía superar los 5 billones de dólares).

Hoy, esa cifra se estima en apenas 1 billón: un número que -observó el gurú de la FED- es todavía "considerablemente más fuerte" que en cualquier otro momento reciente de la historia estadounidense. Además, con 11 recortes del costo del dinero en 2001, y una caída vertiginosa del equivalente de la tasa de descuento del 6,50 a 1,75% -el nivel más bajo en 40 años-, numerosos analistas piensan que la Reserva Federal ya cumplió con su parte para ayudar a la administración Bush.

Estados Unidos está, por lo tanto, por echarse sobre sus espaldas la primera recesión del siglo XXI.


Comentarios


Greenspan ve que EE. UU. sale de la recesión