Gritos de dolor en medio de la oscuridad



NEUQUÉN (AN)- El rescate de las víctimas del choque fue dramático: en plena noche, iluminados apenas con generadores, los bomberos cortaron chapas y parantes en medio de los gritos de dolor de los heridos y de sus familiares.

Elina Fernández, la mujer que viajaba en la Volkswagen Caddy, fue quien peor la pasó. Con fracturas expuestas en sus piernas, estuvo casi dos horas atrapada en la cabina del vehículo hasta que la rescataron.

El subcomisario Hugo Millapán, del cuartel central de Bomberos, explicó que "nos avisaron del accidente a las doce de la noche y salimos de inmediato hacia allá. Tránsito nos despejó la ruta así que llegamos rápido". En el lugar ya estaban policías de Senillosa y bomberos voluntarios de esa localidad y de Plottier, pero no tenían los equipos adecuados para "abrir" los autos y rescatar a los heridos.

Millapán explicó que los tres menores de edad que viajaban en el Escort ya habían sido retirados del vehículo.

El principal problema que encontraron fue la mujer que viajaba en la Caddy. "Hubo que abrir el techo, cortar parantes y asientos para rescatarla", explicó. Para que los Bomberos pudieran trabajar tranquilos, personal de Tránsito cortó parcialmente ese tramo de la ruta para evitar otros accidentes. Recién a las 4 de la madrugada se dio por terminado el operativo.


Comentarios


Gritos de dolor en medio de la oscuridad