Guerra a los “monstruos urbanos”

En el barrio Chelsea de Londres no son bienvenidos.



LONDRES (DPA) – En el distinguido barrio londinense de Chelsea se los ve constantemente y por todas partes, a pesar de que allí no hay declives escarpados ni senderos de barro. Son el terror de muchos conductores y peatones en las más bien estrechas calles de la crónicamente atascada metrópoli británica. Tapan la vista a otros coches en cada semáforo o cruce y contribuyen a empeorar la calidad del aire. Debido a que aparecen en mayor cantidad en el barrio mencionado, popularmente se los conoce ya como “tractores de Chelsea”.

Poco a poco, en Londres se está organizando la resistencia contra los lujosos y voluminosos vehículos todoterreno, cada vez más populares entre las estrellas. “La mayoría de estos coches circulan por terrenos menos escarpados que los cochecitos para niños”, dice Sian Berry, portavoz de la asociación local de ecologistas, que protesta contra estos potentes consumidores de combustible con acciones originales y que cada vez más deja en evidencia en público a los famosos que los utilizan como vehículos para circular cotidianamente por Londres. Entre ellos figuran las modelos Claudia Schiffer y Kate Moss. El futbolista David Beckham y su esposa Victoria ocupan los primeros lugares de la lista. Entre los muchos coche de lujo que poseen, tienen una camioneta Hummer construida sobre la base de un vehículo militar estadounidense.

“Posh y Becks son el primer objetivo”, dice Suzy Edwards, de la asociación contra los vehículos todoterreno en la ciudad. Miembros de la organización repartieron hace poco miles de multas falsas – hechas en base a las reales – entre los propietarios de estos coches, que se las encontraron en sus limpiaparabrisas. Como razón de la multa se leía “mala elección de coche” o “causa atascos y asma”.

Disfrazados de policías de tráfico, en ocasiones también prohíben aparcar a estos vehículos todoterreno delante de escuelas. Porque muchos padres adinerados llevan a sus hijos diariamente a clase en estos coches, que supuestamente son especialmente seguros.

Los críticos de estos “monstruos urbanos” (“The Times”) tienen un aliado en el alcalde de Londres, Ken Livingstone, que desde hace años impuso un impuesto a todos los conductores que circulan por el centro de la ciudad. Livingstone considera a los conductores de vehículos todoterreno “idiotas totales” y reclamó en una carta al gobierno que este tipo de coches paguen impuestos más altos.

Matthew Taylor, de la dirección de Land Rover, insiste, como muchos aficionados y propietarios a los “tractores de Chelsea”, en la libertad de elección de los ciudadanos. “Después de todo, las personas deberían poder elegir el coche que responde a sus necesidades”, sostiene.


Comentarios


Guerra a los "monstruos urbanos"