“Guerra non sancta”



Leo en los diarios que el sacerdote José Nicolás Alessio, párroco de San Cayetano, en el barrio Altamira de la capital cordobesa, fue sancionado por el arzobispo de esa provincia mediante el inicio de un “juicio canónico” por no retractarse de su explícito apoyo a la ley de matrimonio igualitario que se aprobó en el Congreso de la Nación. No llama mucho la atención que la jerarquía eclesiástica tome este tipo de medidas, y menos en el marco de la inusitada “guerra” de Dios contra esta iniciativa. Lo que sí no deja de llamar la atención es que luego de casi tres años de condenado a cadena perpetua por violaciones a los derechos humanos en el marco del genocidio perpetrado por la última dictadura militar en Argentina, ninguna autoridad de la Iglesia católica en el país haya solicitado un juicio canónico, y ni siquiera una sanción mínima para el ex capellán de la policía bonaerense, Christian von Wernich. Aparentemente para esta institución es más grave que un sacerdote de barrio se manifieste a favor de la igualdad de derechos entre los ciudadanos, que el haber participado de manera directa en siete homicidios calificados, 31 casos de tortura y 42 privaciones ilegales de la libertad. También parece ser más grave esta manifestación que las denuncias por la pederastia con las que han sido acusados tantos miembros de la misma Iglesia, a quienes la institución no le pide siquiera explicaciones. Creo que sería muy interesante que se empezara a discutir en los ámbitos políticos representativos el rol de la Iglesia o las iglesias en la sociedad y la pertinencia del sostén que reciben del estado, habida cuenta de estas incoherencias ideológicas, que lejos de contribuir al debate, resultan altamente peligrosas. Claudia Herczeg DNI 17.195.101 Cipolletti

Claudia Herczeg DNI 17.195.101 Cipolletti


Comentarios


“Guerra non sancta”