Guiño a Galuccio y retoques al barril criollo

Macri no descarta la continuidad del actual CEO de YPF. Su equipo energético evalúa esquema para bajar el precio interno.



#

roberto aguirre

robertoaguirre@rionegro.com.ar

NEUQUÉN (AN).- El triunfo de Mauricio Macri en las elecciones del domingo no fue una sorpresa ni para las provincias petroleras ni para las empresas del sector, muchas de las cuales aportaron a su campaña.

Lo que sí resultó inesperado fue el guiño expreso que le hizo a Miguel Galuccio, CEO de la compañía, de quien destacó su managment profesionalizado. También la posibilidad de que haya retoques al barril criollo, que hoy apuntala la actividad en momentos donde el crudo apenas supera los 40 dólares en todo el mundo.

Muchos interpretaron ayer que, más que una declaración de principios, el coqueteo con el presidente de YPF fue un mensaje hacia adentro de la tropa de Cambiemos. Es que son varios los que apuestan a quedarse con el principal sillón ejecutivo de la petrolera, entre ellos Carlos Melconian. También el radicalismo espera poder gravitar dentro de la agenda energética y específicamente dentro de la empresa. Los exsecretarios Jorge Lapeña y Daniel Montamat trabajan activamente por estas horas.

En Neuquén y Río Negro siguen con atención el futuro de la principal petrolera del país. YPF explicará en 2015 más del 60% de las inversiones totales del sector en ambas provincias. Además, se convirtió en el principal carro que tira de Vaca Muerta: de los más de 400 pozos que se perforaron en el shale neuquino, 360 son de la firma nacional.

Aún con un 2016 complicado que seguramente obligará a reducir inversiones, Galuccio asoma por estas horas como el garante del “plan Vaca Muerta”. Pero los radicales, por caso, quieren que se apueste más a los yacimientos convencionales y miran con cierto recelo a ese pozo sin fondo que es el shale.

Regalías y barril criollo

El segundo punto en discusión por estas horas es si seguirán o no los incentivos al petróleo. El probable ministro de Energía de Macri, Juan José Aranguren, se mostró partidario de sostener el barril criollo, cuyo precio de acuerdo vence el mes que viene.

Pero tanto el ex Shell como el coordinador de la Fundación Pensar, Francisco Cabrera, analizan un paper del sector privado que propone escalonar el precio del crudo para que acompañe el tipo de cambio. En otras palabras, si se produce una devaluación, las petroleras recibirán más pesos por cada barril vendido, lo que permitirá amortiguar el golpe de una baja del petróleo interno.

El problema es que este esquema, según como se aplique, podría afectar las regalías provinciales, algo que los gobiernos patagónicos, donde Daniel Scioli ganó por un considerable margen, no están dispuestos a convalidar.

El CEO de YPF podría seguir a cargo de la empresa en la gestión macrista.


Comentarios


Guiño a Galuccio y retoques al barril criollo