Gustavo Costanzo le arrebató la intendencia a la Alianza en Viedma

Sin sorpresas, el peronista aventajó a Tealdi por poco más de 10 puntos. Sin embargo, el justicialismo no tendrá mayoría en el Deliberante. El calor acompañó los comicios, que fueron tranquilos.

VIEDMA- El peronista Gustavo Costanzo fue consagrado ayer como intendente de esta capital al aventajar por unos 2.200 votos a Juan José Tealdi, el candidato de la Alianza. Así, el radicalismo perdió una de las cuatro intendencias más grandes de la provincia.

El triunfo peronista era previsible ya que en las elecciones para gobernador tuvo una contundente ventaja que al oficialismo le fue imposible revertir ayer. En los sondeos previos a los comicios también lo daban ganador al joven abogado de 37 años, hijo del senador Remo Costanzo.

En las primeras horas de la noche y con los números favorables en la mano, el flamante jefe comunal agradeció a los vecinos de Viedma y a los justicialistas que lo acompañaron.

"Hemos coronado con éxito una propuesta que le planteamos a la comunidad, cosas muy claras y ahora asumimos esto con alegría, pero también con calma y responsabilidad sabiendo que nos tenemos que poner a trabajar para devolverle a la gente aquello que llevamos como propuestas en hechos concretos", afirmó Costanzo en el "bunker" de Buenos Aires al 100, donde los militantes cortaron la calle para bailar.

A pesar de que los gobiernos provincial y nacional serán de signos partidarios distintos, Costanzo no está preocupado. Para él, "no habrá discriminación".

El intendente electo recibió el caluroso abrazo de su padre quien consideró el resultado de los comicios como una "ratificación" del triunfo en Viedma del 27 de junio, y anticipó que se sumará con fuerza al trabajo municipal de su hijo después del 10 de diciembre. El senador pudo dar rienda suelta a su alegría y no le faltaron las lágrimas. En las urnas se dio la gran paradoja: mientras a presidente ganaba De La Rúa, Costanzo revertía la tendencia con los mismos porcentajes, en el municipio.

Fue llamativo el corte de boletas en los comicios viedmenses, y más se notó en las mesas femeninas. Hubo casos insólitos como votantes que dejaron en las urnas cinco categorías distintas en los sobres, aunque siempre estos vaivenes favorecieron a Costanzo.

No solo cambia la intendencia en Viedma. El Deliberante contará ahora con cuatro ediles justicialistas, tres de la Alianza y dos de la Democracia Cristiana.

El justicialismo obtuvo la presidencia del cuerpo que será ejercida por Pedro Pesatti, pero no contará con mayoría propia. Por cuatro años más quedará como concejal Juana Porro e ingresan la docente María de los Angeles Migone y el dirigente barrial Julio Alvarez.

El socialista popular Tealdi repetirá como concejal acompañado por los radicales Jacobo Abrameto e Hilda Schlliter.

El comicio se caracterizó por un fuerte corte de boleta en casi todas las mesas lo que le valió una muy buena performance a Patricia Querejeta, esposa del senador radical Horacio Massaccesi, quien obtuvo el tercer lugar con casi 20% de los sufragios emitidos.Querejeta -en reemplazo de su esposo y con la pequeña estructura partidaria de la Democracia Cristiana- consiguió un fuerte apoyo en los sectores enfrentados al "veranismo" capitalino que encarnan el tandem el actual intendente Fernando Chironi y el vicegobernador Bautista Mendioroz. Con este resultado la Democracia Cristiana obtuvo dos bancas en el Concejo Deliberante que serán ocupado por el actual edil Carlos Pérez y María Isabel Rial, en virtud de que Querejeta había anunciado previamente que sentía más capacitada para ejercer funciones ejecutivas y no iría al concejo. Lejos de las aspiraciones quedaron Ulises Basualdo del Frente Grande y Cristian Gorritti del Partido Provincial Rionegrino (PPR).

En cifras, el Justicialismo había logrado reunir anoche el 36,5% de los votos contra el 26,3% de la Alianza, cuando faltaban escrutar apenas el 20% de los sufragios emitidos. El Partido Demócrata Cristiano consiguió el 18,7% y después -muy lejos- el Partido Provincial Rionegrino (PPR) con el 6,8% y 3,5% del Frente Grande que cayó rotundamente luego de haber conseguido en 1995 una banca en el Concejo Deliberante con 2.200 votos.

Los comicios transcurrieron en absoluto orden aunque la desinformación hacia los votantes fue moneda corriente en la mayoría de los lugares de votación.

Los 32,4 grados de temperatura que pusieron marco a la jornada dominical. Al mediodía de ayer un 50% de los 33.531 electores habían pasado por las urnas.

Un corte memorable

Seis de cada diez viedmenses votaron la fórmula De la Rúa-Alvarez pero la mitad de esos electores no optaron por los candidatos aliancistas a nivel local. En porcentajes, representó 32 puntos, es decir, un movimiento de más de 7 mil votos.

Esta espectacular dispersión se direccionó entre los otros candidatos. La mayoría votó a Gustavo Costanzo, por lo cual, debe interpretarse que el voto independiente optó por De la Rúa y el joven concejal justicialista.

En cambio, es evidente que el sufragio del radicalismo descontento eligió a Patricia Querejeta, esposa del ex gobernador Horacio Massaccesi, que se postuló por la Democracia Cristiana.

Otra fracción de la fuga aliancista la capturó el PPR a través de Christian Gorritti.

Habrá que seguir evaluando las razones centrales del notable corte en contra del oficialismo.

En principio, se conocía la propia oposición radical a la candidatura de Juan José Tealdi. Una encuesta anticipó que la mitad de los radicales apoyaban a De la Rúa pero rechazaban la lista municipal.

Otro dato evidente: la reacción contraria al gobierno y a los dirigentes locales del oficialismo que ya se había reflejado en Viedma en la elección de junio con 22 puntos de desventaja.


Comentarios


Gustavo Costanzo le arrebató la intendencia a la Alianza en Viedma