Hábeas corpus por el ocio de los presos en Roca

Fue presentado ante los integrantes del STJ. Entre otras cosas, piden que haya trabajo pago.



#

En el recurso se argumentó que actividades laborales y deportivas, pueden servir para la reinserción social de los detenidos.

ROCA (AR).- La falta de actividades físicas y deportivas, y la imposibilidad de realizar trabajos remunerados en distintos talleres por parte de los internos de la alcaidía de esta ciudad, fue motivo de un recurso de hábeas corpus correctivo realizado por la defensora oficial Graciela Labat, y que fue presentado ante el Superior Tribunal de Justicia de la provincia.

Labat considera que la falta de actividades de los detenidos -procesados y condenados- no ayuda en nada en la reinserción social que se busca en los establecimientos carcelarios, y que incluso figura en la Constitución Nacional.

Y en el caso de la alcaidía de esta ciudad, no se necesitarían demasiadas inversiones, ya que la unidad de detención cuenta por ejemplo con un gimnasio recientemente inaugurado, pero no se designó a ningún profesor de educación física.

Con respecto a la falta de trabajos remunerados, Labat citó a Barnes y Teeres. “Cuando no se proporciona ocupación laboral a los reclusos, se encuentran como sobre un barril de pólvora esperando el día fatal en que la latente y no encauzada energía y el odio, hagan saltar en pedazos la rutina de la prisión. Es que todos -internos y funcionarios-, aún sin proponérselo, van asimilando y adoptando, en mayor o menor extensión, un conjunto de usos, costumbres, lenguaje, estímulos y respuestas que constituyen la denominada cultura de la prisión y que se reconoce como 'proceso de prisionalización', habiendo sido definido como un paulatino deterioro psicológico de los encarcelados, por efecto del internamiento, que les conduciría a una progresiva indefensión, a un mayor aislamiento personal, al aprendizaje de nuevas conductas delictivas y, finalmente, a una creciente reincidencia”.

 

Degradación personal

 

Labat consideró además que no posibilitarle a los detenidos tener un trabajo remunerado, no sólo los condena “a la degradación personal que ocasiona el ocio forzado”, sino que también puede llevar a sus grupos familiares a padecer graves sufrimientos económicos.

Finalmente hizo hincapié en la forma de calificar a los internos para lograr beneficios, sin que tengan nada para hacer salvo estar todo el día encerrados en un pabellón, o en las pocas horas semanales que algunos tiene para salir al patio.

“Los detenidos se ven perjudicados a la hora de hacer las evaluaciones de concepto para los beneficios de salidas transitorias, libertad condicional, etc., ya que frente a la oscura y extensa realidad del día a día del preso sin tratamiento, educación trabajo, etc; queda abandonado a su suerte y con la sola finalidad del castigo, alejando toda posibilidad de resocialización, e imposibilitando un examen de conducta serio y acorde con cada uno de ellos, vulnerándose de esta manera todas las normas constitucionales y la de los tratados internacionales”.


Comentarios


Hábeas corpus por el ocio de los presos en Roca