“Habitantes indiferentes”





Pueblo de Allen, ¿cómo hacerle entender el mañana si del ayer no queda nada, cómo decirles a las generaciones futuras que aquí había una fábrica que elaboraba el tomate de toda la región, la Bagliani, de la que sólo queda una chimenea solitaria? ¿Cómo decirles de la bodega Millacó, orgullo de Allen? ¿Quién sus penas no emborrachó? Teníamos la Fiesta Nacional del Yeso en la vieja estación, de donde salían vagones cargados de esa riqueza. Perdimos el polvo blanco, hoy no está. ¿Cómo decirles que la empresa KO-KO hacía caminos en la distancia y que sidra Real se vendió o contarles de Soda Petisco? En qué lugar del cielo don Manuel y doña Nina venderán su producto, que era nuestro orgullo... ¿Cómo decirles que en el Mosconi acallaron el rugir de los motores y que lo que era una inmensa pileta donde nuestros hijos disfrutaban sus vacaciones de pibes pobres y aprendían a nadar hoy es un basurero en pleno centro de Allen? ¿Cómo decirles de esa reliquia que era la capilla Santa Catalina y de cuántos edificios similares que fueron destruidos, igual que una gran cantidad de galpones que trabajaban la fruta? ¿Cómo decirles que en Allen hubo y hay médicos de gran vocación? ¿Cómo decirles que nuestros hijos eran atendidos por enfermeras a las que no les importaba si había barro en las calles o hacía frío o calor? ¿Cómo decirles que a nuestros chacareros se les fue la vida mirando el cielo cuando la naturaleza amenazaba sus cosechas? Mientras los del pueblo dormían, ellos con la pala al hombro regaban y luchaban contra las heladas. Para los que queremos Allen el pasado no significa olvido. Allen está vivo, si no pregúntenles a todos los que domingo a domingo sufren y se alegran por Unión o Alto Valle. ¡Gracias, señores políticos, por habernos convertido en el patio del fondo del Alto Valle! Eduardo Pérez, DNI 7.560.490 - Allen

Eduardo Pérez, DNI 7.560.490 - Allen


Comentarios


“Habitantes indiferentes”