Hacen campaña y polemizan por la inseguridad

Cruces entre Scioli y De Narváez por el principal problema en Buenos Aires.



1
#

2
#

De Narváez: “Scioli sólo acompaña a los familiares de las víctimas”.

Archivo

Archivo

Gobernador Scioli: “No hay soluciones mágicas”.

BUENOS AIRES.- El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, quien buscará su reelección, y su rival de Udeso, Francisco de Narváez, polemizaron ayer sobre la inseguridad, al denunciar el segundo que la provincia “está desquiciada” por ese flagelo, mientras que el mandatario replicó que “es muy fácil criticar” y advirtió que “no hay soluciones mágicas”. “Nuestra provincia está desquiciada por la inseguridad, la violencia, el crimen organizado y el narcotráfico”, enfatizó De Narváez, al tiempo que insistió con que “Scioli está convencido de que es una batalla perdida, de que lo único que se puede hacer es acompañar a los familiares de las víctimas”. En esa línea, el candidato a gobernador por Unión para el Desarrollo Social (Udeso) advirtió en una solicitada publicada en los principales diarios que, “después del 23 (de octubre), la violencia y las políticas de seguridad estériles seguirán” si el mandatario kirchnerista triunfa el domingo. Scioli, a su turno, replicó: “Es muy fácil comentar, hablar y criticar pero hay que hacerse cargo de la conducción de 55.000 policías en una provincia grande como Italia y de la lucha que estamos dando contra el narcotráfico pateando todos los hormigueros y, uno por uno, metiendo presos a los responsables de todas estas organizaciones criminales”. El gobernador, en diálogo con radio 10, advirtió que “no hay soluciones mágicas” y aseguró que su gestión efectuó “un trabajo arduo e intenso para reorganizar todo lo que es la capacidad logística y operativa de la Policía: motivar, respaldar y reconocer al buen policía y, para el mal policía, el máximo castigo”. El mandatario provincial agregó: “Lo vengo demostrando, no con palabras, con hechos: con la cantidad de policías apartados y puestos a disposición de la Justicia”. Scioli reiteró que “no hay impunidad ni encubrimiento para nadie por más cargo que tenga”, al referirse a la detención del jefe distrital de San Isidro, el comisario inspector Raúl Papa, acusado de liberar zonas para facilitar la ejecución de robos y permitir secuestros a una banda de delincuentes. El gobernador, en ese sentido, alertó: “Tiene en mí al peor enemigo aquel integrante de la Policía de la provincia de Buenos Aries que no honra el uniforme que le estamos confiando y que es parte de un episodio delictivo. No hay impunidad ni encubrimiento para nadie por más cargo que tenga”. Scioli resaltó: “Pero yo no voy a andar prejuzgando. Sí, facilitando todo lo que sea el accionar de la Justicia”. (DyN)


Comentarios


Hacen campaña y polemizan por la inseguridad