Hacia las zonas pobres



CANCUN, México (DPA).- El huracán "Dean" no seguirá los pasos del huracán "Wilma", que en 2005 se ensañó con los hoteles de lujo de Cancún y los dejó en ruinas como si la tierra hubiera temblado. Esta vez la furia de los vientos se enfila hacia comunidades pobres y reservas ecológicas en el sureste de México.

El panorama que se avecina, especialmente en la zona maya, es sumamente complejo, pues numerosas comunidades viven prácticamente de cultivos de autoconsumo y aisladas. Muchos se niegan a dejar sus frágiles viviendas.

Según datos de la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social, familias de seis o siete integrantes viven en esta región de cosechas de maíz, frijol, miel, chicle y productos maderables, que apenas les garantizan un ingreso promedio de 50 pesos diarios (4,5 dólares).

Las autoridades pronostican perjuicios severos no sólo en el ámbito social y de infraestructura, sino también en materia ambiental, pues el meteoro prácticamente atravesaría dos grandes reservas ecológicas: Sian Ka'an y Uay Mil, la primera de ellas declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se espera una afectación considerable en unas 1.600 hectáreas de selva baja, alta y mediana, en el sur de la península de Yucatán.

Hasta ahora, el centro de operaciones del Comité de Protección Civil permanece instalado en Chetumal, y donde estarán, entre otros, atendiendo la emergencia los ministros de Defensa Nacional, Marina, Turismo y Desarrollo Social, así como la coordinadora de Protección Civil.

Las principales acciones de este comité se centran en garantizar la integridad y la vida de las personas que viven en la zona de impacto, incluso con evacuaciones forzosas, y, una vez pasada la contingencia, entrar de forma inmediata para atender las poblaciones dañadas. Un total de 34 comunidades de las zonas costeras del sur de Quintana Roo, en los municipios de Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, declarados en alerta roja, eran evacuadas desde las primeras horas de ayer.


Comentarios


Hacia las zonas pobres