“Halcones” ganan fuerza



Análisis

El ataque se produjo con un trasfondo de creciente violencia que ha amenazado un período de calma relativa en esta región de Medio Oriente, fortalece a los intransigentes “halcones” de ambos bandos y alejó más las tenues esperanzas de una paz negociada entre palestinos e israelíes. El atentado se produjo pocas horas después de que dos cohetes Grad impactaran en la ciudad de Beersheva, a 40 km de Gaza, hiriendo levemente a una persona, y otro cayera cerca de Ashdod, no lejos del territorio palestino. Las Brigadas al Qods, brazo armado de la Yihad Islámica, reivindicaron esos disparos, en represalia por los ataques de la aviación israelí que la víspera mataron a ocho palestinos ( ver nota central). Por la tarde otra andanada de obuses de morteros disparados desde Gaza cayeron cerca de la zona industrial de Ashkelon (sur de Israel). Aviones de guerra israelíes atacaron Gaza de nuevo anoche en respuesta a estos lanzamientos. La escalada hace temer una nueva ofensiva de envergadura de Israel contra la franja de Gaza, gobernada por el movimiento islamista Hamas. Netanyahu advirtió anoche que su país devolverá “cada golpe” de los “terroristas”. Sin embargo, el premier también prometió responder “con responsabilidad y prudencia”. “Tenemos una clara política en asuntos de seguridad que implica una dura reacción a cada intento de dañar a ciudadanos israelíes”, dijo Netanyahu a periodistas antes de viajar a Moscú. Pero no todos en su gobierno opinan lo mismo. Antes de que los ataques en Gaza comenzaran, el ministro de Defensa Civil Matan Vilnai dijo que sólo “es cuestión de tiempo’’ una confrontación militar con Hamas. “Estamos dando todos los pasos apropiados en esa dirección’’, declaró . Israel y Hamas habían observado en general una tregua desde que la ofensiva militar israelí en Gaza terminó en enero de 2009. Además, ambas partes se niegan a entrar en otra guerra porque el conflicto de hace dos años mató a centenares de civiles palestinos y dañó miles de casas y negocios. Según el profesor Talal Oukal, de la Universidad de Gaza, “la escalada de violencia israelí pretende impedir la reconciliación interpalestina, mientras los palestinos tratan de atraer la atención del mundo sobre el conflicto con Israel y evitar el (planeado) viaje de Mahmoud Abbas a Gaza para negociar un gobierno de unidad”. Abbas, que la semana pasada declaró su intención de viajar para negociar con Hamas un gobierno de unidad que acabe con la fractura que dura desde 2007, podría ser el primero en dar marcha atrás en su iniciativa tras los recientes ataques. (AFP)


Comentarios


“Halcones” ganan fuerza