Hallan asbestos en la tubería que explotó en Manhattan

Las autoridades detectaron asbestos entre el polvo que se asentó tras el estallido de una tubería de vapor en el centro de Manhattan, pero aseguraron ayer que no había presencia del carcinógeno en la atmósfera.

Un enorme géiser de vapor y desechos surgió de una calle en el centro de Manhattan a la hora de máximo tránsito el miércoles, provocando el pánico y dolorosos recuerdos de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

El asbesto es un mineral de composición y caracteres semejantes a los del amianto, pero de fibras duras y rígidas que pueden compararse con el cristal hilado.

Ayer el transporte público en Manhattan seguía sufriendo los efectos de la explosión, y hubo demoras en los servicios de autobuses y de subterráneos. Las pruebas continuaban, pero la Oficina de Administración de Emergencias de la ciudad de Nueva York dijo en un comunicado que era ''bastante improbable'' que hubiese problemas de salud en el largo plazo.

El alcalde Michael Bloomberg había dicho que la posibilidad de contaminación con asbestos era la principal preocupación luego que una tubería de vapor de 83 años de antigüedad se rompió el miércoles al atardecer a menos de una cuadra de la estación ferroviaria Grand Central, lanzando un chorro de vapor, suciedad y escombros que superó la altura de algunos rascacielos.

Algunas de las tuberías más viejas de la ciudad usadas para calentar y enfriar millares de edificios están envueltas en asbestos, que pueden causar letales afecciones pulmonares, aunque la enfermedad está por lo general vinculada a una prolongada exposición.

Cuadrillas de emergencia trabajaron durante toda la noche para evaluar y reparar el daño y determinar qué era lo que había ocurrido.

La explosión causó la muerte de una persona, mientras cientos huían en escenas que recordaban el pánico del 11 de septiembre del 2001.


Comentarios


Hallan asbestos en la tubería que explotó en Manhattan