Hamsun y un debate entre la literatura y el nazismo





OSLO (DPA).- También en el 150º aniversario de su muerte, Knut Hamsun divide las opiniones entre quienes lo consideran un genial innovador de la literatura y quienes recuerdan que era seguidor de Adolf Hitler.

«Habría que poder tener dos pensamientos a la vez y diferenciar entre literatura y ser humano», defendió la reina Sonia con suficiencia real la activa participación de la corte en Oslo en el año Hamsun. Pero Baruch Tenembaum, de la internacional Fundación Raoul Wallenberg, calificó esto de «escándalo». Y le escribió a la esposa del rey Harald una carta de protesta. Su argumentación: «Hubo muchos genios que fueron nazis. Pero no sé de ninguno que ahora reciba homenajes de jefes de Estado». Y esos son más o menos los frentes en Noruega para hoy, cuando en el 150º aniversario se inaugure en Hamaroy, al norte del círculo polar, un «Centro Hamsun» con una espectacular torre diseñada por Holl.

Allí vivió el escritor algunos años tras lograr el éxito internacional con las novelas «Hambre» (1890) y «Pan» (1894), precursoras de la literatura moderna. También el lugar en el que vivió después, Grimstad, en el sur de Noruega, rendirá honor al Premio Nobel de Literatura de 1920 por primera vez desde el final de la guerra con una plaza con su nombre y un monumento.

Ciudadanos indignados manifestaron su opinión, «decorando» el monumento a Hamsun con una bandera con la cruz gamada.

Como casi todos los noruegos después de la guerra, conocieron en la escuela la fuerza literaria de «Hambre» con su protagonista, un artista pobre y sin nombre que vaga por Oslo. Pero en la memoria perduró con más fuerza en los críticos el hecho de que Hamsun escribiera el 7 de mayo de 1945 tras el suicidio de Hitler: «Era un luchador por la humanidad y un divulgador del mensaje del derecho para todas las naciones. Era una figura reformista del más alto rango».

Como protesta por el Premio Nobel de la Paz al pacifista Carl von Ossietzky, encerrado por los nazis y torturado hasta la muerte, Hamsun envió su medalla del Nobel al jefe de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels. Esa fue una faceta que después le valió la condena como traidor a la patria. La sentencia fue anunciada en el edificio del tribunal de Grimstad, cuya plaza será bautizada ahora Plaza Hamsun en su 150º cumpleaños.

Los defensores de estos honores se basan en la veneración literaria por Hamsun de colegas políticamente intachables como Thomas Mann, James Joyce, Ishaac Bashevis Singer y, más recientemente, Paul Auster. Los libros del noruego nunca tuvieron «contenido nazi», se argumenta una y otra vez.

Hasta su muerte en 1952, solo y pobre, Knut Hamsun nunca se distanció ni arrepintió de su entusiasmo por Hitler y los nacionalsocialistas.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Hamsun y un debate entre la literatura y el nazismo