Harán un censo en la zona donde se construirá Chihuido

Buscan saber quién se quedará en el nuevo Quili Malal.



#

El Tribunal de Tasaciones estudia cuánto valen las tierras a expropiar.

NEUQUÉN

Mientras avanzan los trámites para que arriben desde Rusia los primeros dólares para Chihuido, la provincia trabaja para realizar un censo entre los pobladores del lugar, con el fin de determinar quién se mudará al nuevo núcleo urbano que se creará junto con la presa y quién optará por cobrar el dinero de la expropiación.

Lo que a simple vista parece un tema administrativo, implica un dilema económico. Si la familia encuestada decide mudarse, será el consorcio a cargo de la obra -encabezado por Helport, de Eduardo Eurnekian- el encargado de construir la nueva vivienda. Para eso ya hay tierras reservadas y el pliego tipifica al detalle cómo debe hacerse esa casa.

Si, en cambio, la familia decide cobrar el dinero de la expropiación y luego trasladarse hacia otro lugar por sus propios medios, es la provincia quien debe hacer el desembolso económico, ya que la expropiación está a su cargo.

El dilema no se presenta tanto para los pobladores urbanos de Quili Malal, sino más bien para aquellos que habitan en zonas rurales y tienen título de propiedad, que podrán optar por obtener una explotación similar o cobrar el dinero que valen sus tierras según disponga el Tribunal de Tasaciones.

Fuentes provinciales informaron que el tribunal ya trabaja para determinar cuánto cuestan las tierras a expropiar. En principio, son unas 20.000 hectáreas, aunque la cantidad exacta se determinará con una mensura final.

Si bien los técnicos del organismo ya tienen toda la información de la anterior tasación -con lo cual restaría actualizar los valores por inflación- igual visitarán el lugar para poder establecer el precio de referencia.

Hay familias que poseen campos en esa zona que están atentas a lo que dicte el tribunal. Los mayores titulares “con papeles” son los Plantei, informaron fuentes provinciales.

Pero también hay crianceros o productores que poseen tierras con algún tipo de permiso fiscal. En este caso, sólo se considerarán las mejoras, lo que implicará valuar, por ejemplo, los canales de riego que pudieran haberse construido.

Si todo marcha según lo esperado, en junio se firmará el contrato de financiación para que el banco de desarrollo ruso gire la primera cuota para Chihuido.


Comentarios


Harán un censo en la zona donde se construirá Chihuido