Harán una auditoría del referéndum venezolano

EE. UU. reconoció el resultado, pero pidió disipar dudas.



Estados Unidos reconoció ayer los resultados preliminares del referéndum en Venezuela, pero solicitó la ayuda de observadores internacionales para disipar las dudas planteadas a través de denuncias de fraude de la oposición. "Obviamente, todavía hay algunas preocupaciones sobre algunos asuntos de la votación", dijo el portavoz del Departamento de Estado Adam Ereli. "Urgimos a los observadores internacionales a que ayuden a conducir una auditoría transparente para resolver esas preocupaciones que todavía quedan, como parte de un proceso de reconciliación nacional", agregó.

En la misma sintonía y con el objetivo de transparentar la elección del domingo pasado, el Consejo Nacional Electoral realizará una revisión a una muestra de papeletas y actas de votación para descartar cualquier indicio de fraude en el triunfo que obtuvo el presidente Hugo Chávez en el referéndum del domingo, confirmó el martes el ex mandatario estadounidense Jimmy Carter.

La administración Bush reconoció ayer los resultados preliminares ofrecidos por el CNE de Venezuela, según los cuales el presidente Hugo Chávez fue ratificado en su cargo con 58,25 por ciento de los votos, contra 41,74 por ciento por su remoción.

Aunque Washington no felicitó a Chávez por su triunfo, sí indicó que "este es un final importante a la crisis política venezolana".

"Creemos que con este referéndum y con los resultados preliminares apoyados por una variedad de grupos, ahora depende del pueblo y el gobierno de Venezuela salir adelante", dijo Ereli.

Pero insistió en que para que esto ocurra, "es importante, para que la gente acepte los resultados como creíbles y finales, que si tienen preocupaciones, esas preocupaciones sean manejadas en una forma transparente".

"Por lo tanto pensamos que es una parte importante del proceso que si se tienen problemas con ciertos aspectos de la votación (...) que sean manejados por auditores, por expertos" a fin de disipar cualquier duda y que "así la gente no persista o no pueda persistir en plantear dudas sobre los resultados". Si no hay auditorías y si estas denuncias de fraude de la oposición venezolana son ignoradas en lugar de resueltas, "el proceso de reconciliación nacional se vería socavado", opinó Ereli.

Ereli renovó las felicitaciones que el Depar

tamento de Estado expresó el lunes al pueblo de Venezuela por su participación masiva y pacífica en el referéndum del domingo.

Por su parte, Carter, que asistió como observador en el referéndum, anunció ayer en una conferencia de prensa que la directiva del CNE aceptó por propuesta del Centro Carter realizar una auditoría de las papeletas y actas de 150 mesas de votación, que serían seleccionadas de forma aleatoria.

La Organización de Estados Americanos y el Centro Carter, que ratificaron el resultado de la consulta, dijeron que "esta auditoría adicional lo que hará es eliminar toda duda respecto a la exactitud de los datos transmitidos electrónicamente''.

"El resultado de esta segunda auditoría debería ser suficiente para dar respuesta a las inquietudes expresadas por la oposición'', añadió.

La auditoría tendrá lugar hoy y consiste en la comparación de los "datos transmitidos electrónicamente desde cada maquina y las papeletas generadas a manera de comprobante de cada elector después de votar y depositado en la caja'', explicó Carter .

La auditoría tendrá como testigos a observadores del Centro Carter, la OEA, representantes del gobierno y la oposición.

El dirigente opositor Nelson Rampersad expresó horas antes que la coalición de la Coordinadora Democrática (CD) está de acuerdo con el planteamiento del Centro Carter. Rampersad señaló que la CD le remitió ayer al CNE, el Centro Carter y la OEA una carta en la que le piden que la auditoría sea ampliada y se incluya además de las papeletas, las actas internas que imprimieron las maquinas con el registro de los votos, y las máquinas.

Caldo para una nueva oposición

El fracaso de la Coordinadora Democrática (CD) venezolana en el referéndum revocatorio contra el mandato de Hugo Chávez abona el terreno para el posible surgimiento de un nuevo liderazgo opositor.

Los líderes de la CD "son los que condujeron el proceso hacia el referéndum, pero nunca nadie los legitimó", dijo el historiador y analista opositor Alberto Garrido. La CD "se montó de manera oportunista, y siempre subestimó a Chávez", dijo.

Culminado el referéndum, "la finalidad de la CD ha muerto, y tal vez así se genere el terreno para el surgimiento de un nuevo liderazgo opositor", afirmó Garrido.

Destacó que "hay muchos cuestionamientos internos y va a haber reacomodos y muchas diferencias dentro de la CD".

La Coordinadora es una alianza contra Chávez que incluye a los partidos que se alternaron históricamente el poder en Venezuela, grupos de derecha e izquierda radical así como a centrales laborales y empresariales. "La CD tiene dirigentes mediocres y perversos que fueron expulsados por el electorado en las elecciones de 1998", indicó Garrido, y añadió que "parecen borrachos peleando por una botella vacía".

Arturo Valenzuela, ex jefe del buró latinoamericano de la Casa Blanca durante el gobierno de Bill Clinton (1992-2000), dijo en Washington que a "la oposición le quedan muy pocas opciones, salvo pensar en el largo plazo y ver como en los próximos dos o tres años pueden crear una alternativa viable a Chávez".

Con la polarización y el rechazo de los resultados por la CD, "la violencia no necesariamente se va a intensificar, pero se va a prolongar el conflicto", estimó Garrido. Chávez tiene el poder de las FFAA y "tiene gente preparada para una confrontación", dijo. "En cambio, por más que hay opositores que quisieran emprender acciones de violencia, la oposición no tiene organización, no tiene liderazgo, tiene una situación anárquica en su seno" y sobre todo "no tiene la capacidad de enfrentar a Chávez", añadió Garrido.


Comentarios


Harán una auditoría del referéndum venezolano