Hay posiciones tomadas



NEUQUEN- “Tenemos una posición tomada”, dijo ayer Francisco García, director de Construcciones de Vialidad provincial y encargado de que, en lo posible, todo marche sin problemas en la construcción de la multitrocha.

El vocero de este organismo aclaró que las empresas que explotan servicios y que se encuentran operando en zona de rutas y caminos tienen “una especie de tenencia provisoria” y “cuando el organismo necesita ampliar o modificar algo, la empresa que explota ese servicio debe hacerse cargo del corrimiento”. Señaló que esto está establecido por un convenio que tiene firmado Vialidad provincial con su par nacional.

– ¿Esta paralizada la obra?, le preguntó este diario a García. “Hasta hoy estamos tratando de que no ocurra”, respondió el funcionario.

Diego Figar, titular de la cooperativa eléctrica de Plottier, explica en una extensa carta documento enviada ayer a Vialidad todos los antecedentes de este conflicto que ahora se encuentra en una delicada instancia.

Sostiene que el corrimiento del actual tendido sobre la margen norte implica una serie de trastornos para los clientes de la cooperativa.

Dos kilómetros de ruta nueva

El tramo de la multitrocha que terminará uniendo Neuquén con Plottier implica la ampliación de la ruta 22 a lo largo de 2.500 metros. Serán dos carriles de ida y dos de vuelta, además de una colectora de ripio de siete metros de ancho, ubicada sobre la margen norte de la traza.

La obra la realiza la UTE integrada por Lautec SRL y RJ Ingeniería.

La inversión de la obra representa 2.570.000 pesos, una cifra insignificante si se la compara con los 15 millones de pesos de gasto que representó la construcción del tramo que va del puente carretero de Neuquén hasta la escuela Emeta.

También es poco representativo el gasto de 170.000 pesos que la cooperativa eléctrica calcula que se se necesitan para modificar la traza del tendido eléctrico y que complica la continuidad de este proyecto que completará el ensanchamiento de la ruta.

Las primeras víctimas

Unos cuantos añosos álamos que bordeaban el camino fueron las primeras víctimas de la construcción del tramo de la multitrocha entre la escuela Emeta y el acceso a Plottier. Al igual que las torres de media tensión, las plantas también se interponían en la traza del camino y fueron derribadas a pesar de la queja de los vecinos.

Al finalizar la obra, Vialidad provincial tiene el compromiso de reponer todos los árboles que ya no están, una situación que motivó la queja de muchas personas que habitualmente transitan por ese lugar y que estaban acostumbradas a ver un paisaje diferente al actual.

La tala de árboles ya fue tema de debate cuando se construyó en Neuquén el primer tramo de la multitrocha. Y tanto ayer como hoy la discusión giró alrededor del mismo eje: el tiempo que tardan los árboles en volver a crecer para dar un poco de sombra.


Comentarios


Hay posiciones tomadas