Hidrantes alquilados por Sobisch operarán en Chapelco

Mientras, combatientes de Bosques no tienen contratos firmados

SAN MARTIN Y JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- Los dos aviones hidrantes cuya contratación anunció el domingo el gobernador Sobisch desde Canadá, estarán basados en el aeropuerto Chapelco desde el 1 de enero.

El solo hecho de traer las aeronaves a nuestro país insumirá unos dos millones de pesos, a los que se deben sumar los costos por hora de vuelo y por combustible. Entretanto, los combatientes de Bosques de la Provincia aún no tienen sus contratos de temporada firmados, y el trámite parece dilatarse más que otros años.

Las aeronaves que vuelcan agua sobre los siniestros de bosques o de estepa, resultan herramientas complementarias de la labor fundamental del combate, que es la que desarrollan los brigadistas desde tierra con sus herramientas específicas.

La decisión de alquilar en Canadá los dos aviones ya había sido anticipada por Sobisch en el marco de la reunión de gobernadores patagónicos que se celebró en San Martín de los Andes, a comienzos del mes.

Las unidades son del tipo CL 415 y a partir de que estén basadas en la región, cada hora de vuelo saldría unos 600 pesos, y el costo de combustible por ese lapso rondaría los 350 pesos.

Pese a que aún no existiría un convenio formal, las provincias de Río Negro y Chubut podrían sumarse al esfuerzo del Neuquén en el alquiler de los CL 415.

Este tipo de avión puede cargar en sus bodegas un total de 6.137 litros de agua, que ingresan mientras sobrevuela espejos de agua.

Sectores ambientalistas de distintos países del mundo han cuestionado este procedimiento de captación de agua, ya que a diferencia del llenado de las bodegas por bombeo en tierra, la modalidad de abrir las compuertas y que el agua ingrese mientras el avión vuela, hace que se capten involuntariamente ejemplares de avifauna, fitoplancton, peces y otros organismos que habitan en las capas superiores de los espejos de agua.

Los CL 415 tienen 28,5 metros de envergadura y 20 metros de largo, y a 3.000 metros de altura pueden desarrollar una velocidad máxima de 375 kilómetros por hora.

El lanzamiento del agua se debe efectuar a unos 150 kilómetros por hora.

Estos aviones hidrantes sólo podrían operar en la zona sur del Neuquén, ya que en las áreas del centro y norte de la provincia no hay fuentes de agua disponibles como para la carga en vuelo.

Entretanto, el viernes pasado en Bariloche, el titular de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, Oscar Massei, confirmó que el Plan Nacional de Manejo del Fuego basará durante esta temporada por primera vez en Chapelco un avión hidrante.

Se trata de un Dromader de mediano porte, que carga en sus bodegas hasta 2.500 litros de agua por bombeo y en tierra. Los costos operativos de esta aeronave son notablemente menores que los de los CL 415.


Comentarios


Hidrantes alquilados por Sobisch operarán en Chapelco