Hijos de padres separados: las vacaciones

El drama de las vacaciones por separado. Con quien só y con quien no. Osvaldo Ortemberg, especialista en el tema, nos acerca una mirada y consejos posibles sobre el tema.



Los hijos de padres separados viven con uno de ellos y con el otro se ve durante las visitas, que suelen ser de una a dos horas una o dos veces por semana y, en pocos casos, algún fin de semana.

Por ello, los chicos no tienen la experiencia de convivir con el padre que no tiene la tenencia. Tanto la Ley 26061, nuestro Código Civil como la Convención de los Derechos del Niño, que tiene rango constitucional, establecen que los niños de padres separados tienen derecho a mantener el vínculo con ambos progenitores.

Es decir que el progenitor que no tiene la tenencia tenga una presencia importante en la vida del niño. Las vacaciones brindan una posibilidad de convivencia que no tienen con las visitas y los eventuales fines de semana. Para los niños suelen ser inolvidables y de una alta significación amorosa durante el resto de sus vidas.

Es muy importante que el padre no conviviente pueda estar con sus hijos durante las vacaciones para lo cual el otro progenitor tendría que ser orientado en este sentido por sus familiares y amigos, que son los que pueden morigerar, en bien de los niños, los conflictos con su ex pareja que le lleva con frecuencia a rechazar esta posibilidad para sus hijos. Si no da resultado esta intervención de parientes y amigos, es aconsejable recurrir a la mediación o directamente al juez.

Más sobre el tema en www.abogadodefamilia.com.ar

Dr. Osvaldo Ortemberg – Abogado de familia


Comentarios


Hijos de padres separados: las vacaciones