Logo Rio Negro

Historia de un luchador





Hans Christian Andersen es considerado por sus cuentos uno de los escritores más leídos del mundo.

Y eso a pesar de que el danés parecía determinado para una vida discreta en la pobreza y sin libros cuando nació el 2 de abril de 1805 como hijo de una familia de zapateros que vivía en la miseria, en Odense, en la isla de Fionia.

A los 14 años, Andersen huyó de su familia con el objetivo de convertirse en Copenhague en actor, bailarín o, en el peor de los casos, en cantante en el Teatro Real de la vecina isla de Seeland.

Todos esos intentos fracasaron, porque Andersen no superó ninguna de las pruebas de admisión.

Pero su insistente golpear en las puertas de ciudadanos adinerados le trajo pronto apoyo financiero para asistir a la escuela.

Andersen tuvo que luchar muy duro desde la marginación por el reconocimiento de ricos, poderosos y famosos, y nunca lo olvidó, aun cuando él mismo pasó a ser uno de ellos.

Tras los primeros intentos de escribir relatos de viaje y textos dramáticos, el joven extremadamente delgado publicó a los 25 años su primer cuento.

Cinco años después apareció su primera colección de cuentos, que le valió el reconocimiento, sobre todo por el enorme éxito que tuvo en Alemania.

Hasta poco antes de su muerte, Andersen seguirá publicando una y otra vez nuevos libros de cuentos, mezclando relatos populares de muchos países con sus propias historias.

Dos amores infelices marcaron la vida privada del escritor, que vivió solo hasta su muerte, el 4 de agosto de 1875.

El autor, que en una biografía reciente por primera vez fue calificado de claramente homosexual, manifestó en varias cartas sus intensos sentimientos hacia Edvard Collin, hijo de una familia burguesa adinerada, que prácticamente adoptó a Andersen.

Pero Collin lo rechazó y sólo quiso ser su amigo.

En 1843, Andersen se enamoró de la cantante de ópera sueca Jenny Lind, pero ésta lo rechazó durante muchos años.

Además de sus famosos cuentos, Andersen escribió numerosos libros de viajes, novelas y relatos autobiográficos. (DPA).


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Historia de un luchador