Historia de un vaquero contemporáneo

Alberto Fuguet se sumerge en el pasado familiar para armar su nueva novela "Missing", entre una investigación personal y la ficción.

#

Santiago, Chile (Télam).- El escritor chileno Alberto Fuguet publicó su nuevo libro "Missing", donde reconstruye la historia de su tío Carlos Fuguet, un inmigrante perdido en Norteamérica que desapareció una mañana y que el autor encontró 30 años después luego de una larga búsqueda.

Con el sugerente subtítulo de "Una investigación", el autor de "Mala onda" y "Las películas de mi vida" se lanzó a indagar en el paradero del hermano de su padre, "el hijo problema, la oveja negra que toda familia parece o necesita tener", que un día "tomó sus cosas y se esfumó de la faz de la tierra".

"Yo creo que es una novela de no ficción, si es que eso se puede decir. Es una investigación literaria y literal. Un híbrido con distintos tipos de narraciones, muy autobiográfico y con un diez por ciento de ficción, en opiniones y sensaciones", dijo Fuguet en una entrevista con Télam.

El escritor y cineasta que suele borrar cada vez más las fronteras entre literatura y cine, creador de la célebre y polémica antología McOndo, se entusiasma al hablar de su nueva obra (editada por Alfaguara), mientras toma un café en el coqueto barrio Las Condes de Santiago.

"Mi tío se perdió, pero se perdió de verdad. Nada de arte, nada de metáforas. Nada de transferencias vicarias. Uno se puede perder de muchas maneras estando a plena luz, pero perderse de verdad, quemar las naves, desaparecer, es otra cosa", cuenta el libro en las primeras páginas.

"Cuando yo le contaba a alguien la historia de mi tío, siempre le llamaba la atención, porque desapareció, dejó de llamar, de mandar cartas. Y lo que me pareció aún más fascinante es que nadie lo buscó", expresó.

"Yo le tenía cariño y sentía que tenía muchas cosas en común con él, aunque después me di cuenta que no tantas", dijo el también director del largometraje "Se arrienda".

El protagonista real de la obra "llegó a los 18 años a un país inmenso, donde no tenía familia, amigos, barrio ni nada. Pasó de estar en la facultad a lavar platos y poco a poco empezó a transformarse en un ´rolling stone´, una piedra rodante", contó el escritor.

"Primero se fue perdiendo de a poco en el sentido literal y no estaba perdido, pero empezó a robar, cayó dos veces preso y se metió en todas las modas posibles, desde hippie hasta ´boggie nights´. Siempre se estaba buscando y cuando cumplió 39 desapareció de la faz del mapa", relató el también periodista.

El libro ahonda en los lazos familiares, en los padres, en los modos de relacionarse puertas para adentro de una casa y en los modos de encontrarse en el otro: "Aunque no creas, aunque no quieras formar una, todo el mundo tiene una familia y todos están marcados por una, incluso las relaciones no familiares terminan siéndolo, el grupo de amigos, la oficina", opinó el autor.

"Mi tío se transformó primero en una obsesión personal, de sobrino, y después terminó siendo el personaje perfecto para mi, porque se parecía a mis personajes: en los Estados Unidos, entre dos idiomas, que estaba medio perdido y desenfocado", apuntó.

"Era un vaquero contemporáneo errante y era básicamente el símbolo de la familia disfuncional, así que me encontré con la persona que tenía que encontrarme", confesó sobre este personaje que desmenuza a lo largo de 390 páginas.

Alguna vez, Alberto Fuguet definió a "Las películas de mi vida" como una novela pop, en color, y a "Cortos" como un libro en blanco y negro, y en línea con esa visión cinematográfica, aseguró que "Missing" es un "documental, levemente desteñido, con ese color de las películas de los 70".

"Mi meta no era escribir un libro sino encontrarlo", dice el autor que conoció finalmente a su tío hace cinco años en Denver, Colorado, y a quien le propuso hacer este libro, contando su historia y lo que había ocurrido en los años que la familia Fuguet no supo nada de él.

Así se explica ese "10 por ciento de ficción" de la obra, que Fuguet armó en base a sensaciones o acontecimientos que su tío le transmitió, por ejemplo "el día que robó un Cadillac, motivo que le costó ir preso, porque cruzó la línea de un estado a otro y el delito se volvió federal entonces lo perseguía el FBI".

La portada del libro proviene del archivo familiar y se puede ver al tío de Fuguet -en quien se puede reconocer rasgos parecidos con su sobrino- sonriente, de traje y corbata a lunares con una banda cruzada donde se lee escrito ´Mr. USA´ y una banderita de los Estados Unidos en la mano, que se tomó el día que obtuvo la ciudadanía de ese país.


Comentarios


Historia de un vaquero contemporáneo