Histórico acuerdo nuclear con Irán rediseñaría el mapa geopolítico y energético

Teherán limita plan atómico al mínimo y acepta inspecciones.

1
#

Iraníes celebran en las calles un acuerdo que podría mejorar su situación.

2
#

Kerry, el canciller iraní y la diplomacia rusa y europea realizan el anuncio en Viena.(Foto: AP )

3
#

AP

VIENA, Austria.- Irán, Estados Unidos y otras potencias mundiales alcanzaron un acuerdo histórico para frenar el programa nuclear iraní a cambio de aliviar las millonarias sanciones al país persa, cuyo objetivo final es erradicar la amenaza de que ese país desarrolle un arma atómica.

El pacto, que termina con un conflicto internacional de 13 años, fue alcanzado luego de intensas y a menudo ríspidas negociaciones entre Irán y seis potencias mundiales. Representa un gran avance frente a las décadas de choques entre ambos bandos, que se habían llamado mutuamente “el principal Estado promotor del terrorismo’’ y “el gran Satán’’.

La decisión, que debe atravesar tortuosos procesos de ratificación en ambos países y en organismos internacionales, cambiaría significativamente el esquema geopolítico regional, además de impactar en el mercado petrolero mundial. Irán tiene la cuarta mayor reserva de petróleo del mundo, 150.000 millones de barriles, y la segunda mayor reserva de gas natural del planeta ( ver página 5 de Energía).

El desenlace supone también un gran éxito para el presidente moderado iraní Hasan Rohani, quien celebró que Dios hiciera “realidad las plegarias” de sus ciudadanos. El texto autoriza a la República Islámica a continuar con su programa nuclear civil y permitirá normalizar las relaciones de Irán con el mundo. “El régimen de sanciones nunca fue eficaz, pero al mismo tiempo afectó la vida de la gente’’, dijo Ruhani.

También se convertiría en el principal legado de política internacional para el líder estadounidense Barack Obama, quien deberá enfrentar resistencias en el Congreso. Obama dijo que el acuerdo “no se basa en la confianza, se basa en la verificación’’. Aseguró que el acuerdo le corta a Irán todos los caminos hacia un arma nuclear. Y amenazó con vetar cualquier ley del Congreso que intente bloquear el arreglo.

Irán eliminará dos tercios de sus centrífugas instaladas y se deshará del 98% de su depósito de uranio. A medida que cumple con estas condiciones, se levantarán por etapas las sanciones. El acuerdo impedirá que Irán produzca material suficiente para un arma nuclear durante al menos 10 años e impone provisiones para inspecciones en instalaciones iraníes, incluyendo centros militares.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el ministro iraní de Exteriores, Mohamed Javad Zarif, confirmaron el pacto en Viena. “Este es un momento histórico’’, manifestó el canciller iraní tras las negociaciones con sus homólogos de Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia en Viena.

Londres y Bruselas también celebraron el acuerdo mientras que Moscú aseguró que el mundo había lanzado “un gran suspiro de alivio” que permitiría en combatir al Estado Islámico. París esperó que “ciertas crisis en las que Irán está implicado directa o indirectamente puedan resolverse ”.

Pero el acuerdo también tiene opositores. Israel denunció un “error histórico” que permitirá a Irán financiar “su máquina de terror”. En Estados Unidos, los colegas demócratas de Obama expresaron su escepticismo. “Estaba escéptico al inicio de este proceso y sigo escéptico con los iraníes’’, dijo el legislador Steve Israel, el principal demócrata judío en la Cámara de Representantes. Del lado republicano, como se esperaba, se oponen vehementemente al acuerdo. “Es como darle a un cocodrilo más dientes y pensar que ahora será más amable con uno’’, dijo el legislador Ted Yoho.

En tanto, ciudadanos iraníes dieron la bienvenida al acuerdo al considerar que es una oportunidad para terminar con el aislamiento de su país y una oportunidad para mejorar económicamente tras años de penurias por las sanciones.

El pacto incluye varios compromisos clave. Irán accedió a mantener el embargo de armas impuesto por Naciones Unidas al país durante cinco años más, aunque podría finalizar antes si la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) aclara definitivamente que Teherán no está trabajando en armas nucleares. Una condición similar se impuso sobre las restricciones de la ONU a la trasferencia de tecnología de misiles balísticos a Teherán, que podría durar al menos ocho años más.

Otro acuerdo significativo permitirá a inspectores de Naciones Unidas solicitar visitas a instalaciones militares iraníes como parte de sus labores de vigilancia, un aspecto al que el líder supremo del país, el ayatolá Ali Khamenei, prometió oponerse. Los beneficios económicos para Irán son potencialmente inmensos. Recibiría más de 100.000 millones de dólares en bienes congelados en el extranjero, y el fin del embargo europeo sobre su petróleo, así como varias restricciones a sus bancos. (AP/AFP/DPA)


Comentarios


Histórico acuerdo nuclear con Irán rediseñaría el mapa geopolítico y energético