Hizo historia, sin tanta euforia

Sin embargo cerró apenas 23 centavos más arriba.




“Nuestra misión no consiste en ser una empresa en bolsa; es hacer que el mundo sea más abierto”, dijo Zuckerberg.

Facebook hizo ayer historia con la mayor salida a Bolsa de una empresa de Internet de todos los tiempos. Pero, también hay que decirlo, la evolución de las acciones no dejó espacio para la euforia.

Los títulos de la red social fundada por Mark Zuckerberg comenzaron la jornada en el mercado tecnológico Nasdaq con un salto del 10,5%, para colocarse en 42 dólares, pero luego cayeron de golpe pasados apenas 20 minutos hasta los 38 dólares, el precio oficial de salida.

Sin embargo no bajó de ahí, después de que, al parecer, los bancos que participaron en la oferta pública de venta de acciones para apuntalar la cotización de la red social. A partir de entonces, las acciones comenzaron a remontar poco a poco. Finalmente, las acciones cerraron por encima de los 38 dólares a 38,23 dólares, un 0,61% por encima del precio inicial.

Desde la sede central de su empresa en Silicon Valley, Zuckerberg fue el encargado de accionar la campana que da comienzo a la sesión del Nasdaq. Ocho años después de la creación de su red social, con su precio oficial de salida a Bolsa, pasó a estar valorada en 104.000 millones de dólares.

Esos 80.000 millones de euros al cambio superan el valor de compañías de larga tradición como BMW, el Deutsche Bank o Adidas.

La salida a Bolsa de Facebook se retrasó en media hora, toda una eternidad en el acelerado mundo bursátil. El gran número de órdenes de compraventa de títulos hizo que el Nasdaq colapsara, llevando incluso a que cayeran temporalmente las acciones del operador bursátil. Se supone que los sobrecargados sistemas fueron también una de las causas de la caída de las acciones de Facebook. La cadena de televisión CNBC afirmó que, debido a la serie de averías, los comerciantes de acciones no realizaron nuevas órdenes de compra, por lo que la demanda cesó y la cotización de las acciones bajó. Después de una hora, la situación se estabilizó.

Para Zuckerberg, la cotización de su compañía repercute directamente sobre su patrimonio personal, aproximadamente en 500 millones de dólares por cada dólar de valor de las acciones. Cuando la acción de Facebook llegó a los 42 dólares, el patrimonio del joven de 28 años alcanzó los 21.100 millones de dólares.

Al comienzo de las operaciones, Zuckerberg hizo sonar la campana, rodeado por los empleados de Facebook. Vestido con su clásico buzo, el joven presionó el botón que activó el campanazo del Nasdaq en Nueva York.

Esa puesta en escena era el final de una sesión de trabajo que duró toda la noche en la compañía, cuyos ingenieros se quedaron codificando software y sopesando nuevas ideas para Facebook. “Por ahora, parece que todo esto es algo grande. Salir al mercado es un hito en nuestra historia, pero lo importante es que nuestra misión no consiste en ser una empresa en bolsa. Nuestra misión es hacer que el mundo sea más abierto y esté más conectado”, dijo Zuckerberg.

(Agencias)


Comentarios


Hizo historia, sin tanta euforia