Hollywood ahora quiere alejarse de los atentados

Las nuevas reglas para los filmes son "nada de bombas en aviones o edificios que se caen", asegura un productor



Los Angeles, EEUU (EFE).- Durante años, Hollywood se especializó en películas escapistas protagonizadas por terroristas extranjeros y edificios en llamas, pero ahora está dispuesto a repudiar este género que, por desgracia, es “demasiado real”.

En general, las películas de desastres, las explosiones y la violencia han sido el pan de una industria que ha conseguido con esta fórmula algunos de sus mayores éxitos de taquilla. Pero después del pasado martes 11 de septiembre han pasado a ser un tema tabú.

El mundo cambió el martes y está claro que lo que ayer considerábamos un espectáculo, no lo es hoy ni lo será mañana”, declaró a la prensa Amy Pascal, al frente de los estudios Columbia.

“Die Hard” (Duro de matar), “Air Force One”, “The Rock” o “The Siege” son algunos de los ejemplos más claros de este género que ha dominado durante años. Dino De Laurentis subió a King Kong en lo alto del Empire State, en “Independence Day” (El Día de la Independencia) los marcianos destruyen la Casa Blanca y Godzilla campeó a sus anchas por un Nueva York destruido en la película del mismo título.

Sin embargo, como indicó Chris McGurk, vicepresidente de los estudios Metro Goldwyn Mayer, “se trata de algo que nadie había visto antes en la realidad. Lo que ha hecho (el atentado) es poner en perspectiva lo que hacemos aquí”.

La visión el pasado martes de la destrucción en directo de las Torres Gemelas, derrumbadas en un instante ante de los ojos de los espectadores, ha generado tal repulsa que Hollywood no quiere ni oír hablar de un edificio en llamas. “Las nuevas reglas son nada de bombas en aviones, nada de bombas en edificios”, resumió el productor Jon Landau, cuyo mayor éxito fue el hundimiento de un barco en “Titanic”, película que gracias a su recreación de uno de los mayores desastres de la historia naval consiguió 1.830 millones de dólares en todo el mundo.

Las primeras víctimas de esta nueva moral de Hollywood fueron “Collateral Damage” y “Big Trouble”, ambas retiradas de la cartelera antes de ser estrenadas por estar relacionadas con el mundo del terrorismo, ya sea en serio, la primera, o en broma, la segunda.

También fue suspendida la publicidad de “Spiderman”, filme que se estrenará el próximo año pero que en los carteles mostraba al “hombre araña” tendiendo sus redes en medio de las Torres Gemelas. Incluso está cancelada la publicidad de “The Last Castle”, película de cárceles pero cuyo cartel muestra la bandera americana boca abajo, un gesto poco patriótico ahora que la mayoría de los hogares estadounidenses han izado la bandera en la puerta de sus casas en recuerdo de las víctimas del atentado terrorista.

Otros futuros estrenos como “Nose Bleed”, la próxima película de Jackie Chan, tendrá que sufrir grandes cambios incluso después de estar rodada, porque el protagonista de esta cinta de acción es un limpiaventanas de las Torres Gemelas.

Lo mismo ocurre con “Men in Black 2”, comedia negra actualmente en rodaje que iba a acabar con una última batalla contra los marcianos con el World Trade Center como telón de fondo.

A pesar del buen comportamiento demostrado por Hollywood a la vista de la reciente tragedia, el realizador Ed Zwick no está tan seguro de que esta repulsa por el genero de desastres vaya a durar.

“En mi experiencia, cada vez que ocurre una catástrofe todos decimos que nunca volverá a ser lo mismo. Pero gradualmente se vuelve la normalidad”, comenta el director, quizá recordando como tan sólo tuvieron que pasar cuatro años hasta que la cadena de televisión HBO produjo un telefilme sobre el primer atentado contra las Torres Gemelas.

“Un guión como éste sería poco creíble”

En este afán de Hollywood de alejarse de todo lo que pueda traer a la memoria el horror de la realidad vivida esta semana está la ironía de que, sobre el papel, nadie hubiera aceptado la secuencia de acontecimientos del pasado martes como creíble.

“Tener cuatro u ocho personas dispuestas al suicidio el mismo día a la misma hora no parece una amenaza creíble”, asegura en el periódico “Los Angeles Times” el escritor Tom Clancy, especialista en tramas de intriga política llevadas a la pantalla como “Clear & Present Danger” o “Patriot Games”.

Pero la realidad supera una vez más a la imaginación y la verdad es que los secuestradores kamikazes fueron 19.

Ray Bradbury, escritor de ficción autor de “Farenheit 451”, coincide con Clancy en la idea de que nadie se hubiera atrevido a considerar un guión en el que cuatro aviones comerciales secuestrados fueran convertidos en armas de destrucción masiva.. (EFE)

Nueva York intenta volver a la normalidad en medio del luto

Nueva York (EFE).- Caminar, caminar, caminar. Todo el mundo camina en Nueva York.

La ciudad intenta regresar lentamente a la normalidad mientras en la zona sur de Manhattan continúan las labores de rescate, con escasas esperanzas de encontrar nuevos sobrevivientes.

Sobre un cielo profundamente abierto y azul, el primer sábado tras el atentado terrorista que destruyó el World Trade Center y el Pentágono, continúan las columnas de humo desde el llamado “ground zero” y la montaña de escombros que reemplaza a las derrumbadas dos torres gemelas y los edificio aledaños.

Hasta ahora sólo cinco personas han sido rescatadas con vida desde las ruinas de las torres gemelas del World Trade Center, que el martes fueron reducidas a escombros por los ataques terroristas, que estrellaron dos aeronaves de pasajeros contra los emblemáticos edificios.

Los cincos sobrevivientes fueron rescatados el miércoles, el día siguiente al ataque, lo que hace pensar que es casi imposible encontrar más

El comisionado de policía de Nueva York, Bernard Kerik, señaló que pese a ello la forma en que quedaron los escombros permite pensar que existen varios espacios “vacíos” en los que podrían encontrarse personas con vida. “Todavía es posible rescatar personas con vida y no perdemos la esperanza”, señaló Kerik

De la zona siniestrada ya se han removido cerca de 15.000 toneladas de escombros, cantidad menor comparada con las más de 400.000 toneladas de los edificios.

Mientras en la zona afectada continúan los trabajos de remoción de escombros y de búsqueda de posibles sobrevivientes, el resto de la ciudad vuelve poco a poco a la normalidad. Ayer se reanudó el servicio de trenes subterráneos y de autobuses hasta la zona de Wall Street, en preparación para el día lunes, en el que la mayor bolsa del mundo espera abrir sus puertas.

Ya se realizaron las pruebas de los sistemas informáticos y de comunicaciones así como de sus conexiones con otras bolsas, mercados y mesas de dinero.

En la luminosa Broadway de Times Square, los neoyorquinos comenzaron en las últimas horas a concurrir a cines y teatros, y cuyos museos volvieron a abrir sus puertas. Además, varios miles de turistas anclados en Manhattan por falta de vuelos, ganaron las calles y parques de la ciudad, como el Central Park, en Brooklyn .

Un silencio estremecedor en los estadios

Washington (dpa) – El dramático vacío en las gradas de los estadios se convirtió este fin de semana en otro de los testimonios de dolor por los atentados terroristas perpetrados el pasado martes en Washington y Nueva York.

Por primera vez desde la Primera Guerra Mundial se suspendieron todos los partidos programados para el fin de semana en las ligas de fútbol americano, béisbol, fútbol, baloncesto, hockey, torneos de golf, combates de boxeo, automovilismo, canotaje y otras disciplinas.

En la costa, el viento del otoño que se aproxima intensificó el vacío en las gradas, mientras la estaciones de televisión de las grandes cadenas reemplazaron los espacios dedicados habitualmente los sábados y domingos por la intensa cobertura informativa que desde el martes se centra en las consecuencias de los atentados.

La mayor parte de los norteamericanos nunca experimentaron el vacío por la suspensión de los partidos, a excepción de algunos conflictos laborales que paralizaron temporalmente en la década pasada los partidos de las grandes ligas del béisbol, el baloncesto y el fútbol americano.


Comentarios


Hollywood ahora quiere alejarse de los atentados