“Homicidio por encargo”



Ocurrido un embarazo producto de una violación, la Justicia Penal de Bariloche autorizó el aborto del feto, cuya madre era menor de edad. Así lo reseñan las noticias publicadas. Si ello fuera cierto, nuevamente estaríamos ante un caso flagrante de homicidio por encargo en forma fría y deliberada sobre un ser absolutamente indefenso. No encuentro diferenciación entre las torturas seguidas de muerte y las prácticas abortivas sobre un feto, que no es otra cosa que una víctima inocente. Poco importa que nuestro Código Penal lo autorice entreverando situaciones en que pudiese existir peligro para la vida de la madre, lo cual no es el caso, porque existen normas superiores que colocan la vida como bien supremo que han sido notoriamente omitidas. La perversidad de la norma penal es evidente ya que privilegia la subsanación del sufrimiento de la madre y la contrapone con la eliminación física del bebé. Me parece perfecta la defensa de la madre pero hay que encarar esa defensa de otra manera, no asesinando a su bebé. La madre tiene derecho a defender su cuerpo pero no a costa de la vida de otro ser humano. Resulta grotesco y no tiene explicación razonable que nos llenemos la boca y clamemos por la supervivencia de las tortugas en la Polinesia o las ballenas en el Mar del Norte, de los pingüinos en nuestras costas o de los pudús en la cordillera y de los bosques y demás reservas naturales pero no hagamos igual despliegue de energía para defender la vida humana. No puedo menos que lamentar este fallo. Es un retroceso que debe revertirse. Se necesitan resoluciones judiciales que encaren con decisión y valentía la declaración de manifiesta inconstitucionalidad de una norma perversa. ¿Qué delito cometió un bebé indefenso para ser ejecutado a mansalva, con premeditación y alevosía? ¿Dónde quedó la eliminación de la pena de muerte? ¿Dónde está la aplicación de la convención sobre los derechos del niño? Las organizaciones de derechos humanos, ¿defienden el derecho a la vida de un niño o son selectivas? Felipe Anzoátegui, DNI 4.449.503 Bariloche

Felipe Anzoátegui, DNI 4.449.503 Bariloche


Comentarios


“Homicidio por encargo”