Hospitalarios de Roca levantan el paro por siete días

La medida es para dejar en claro que los insumos enviados no son suficientes. Llegaron 2.400 dosis de vacunas, pero no las jeringas descartables. Se les pide a los pacientes que las lleven.



ROCA (AR).- Los trabajadores del hospital de Roca invirtieron su metodología de protesta: ahora volvieron a atender a la gente sólo por siete días a partir de ayer, con el objetivo de registrar un control sobre las faltantes de insumos en cada área hospitalaria.

Sucede que desde Salud Pública de la provincia se entregaron unas 2.400 dosis de vacunas BCG pero sin las jeringas, material descartable de importación que por el valor del dólar su precio es poco menos que prohibitivo.

Luego de 72 horas de retenciones en algunos sectores en esta semana y 48 horas en la pasada, tiempo que según desde la dirección del "López Lima" había provocado la desatención en algunas áreas, el voto mayoritario de una asamblea de médicos en la últimas horas del miércoles se inclinó por levantar el paro.

Fue así que en el primer día de atenciones, el área de vacunación casi desbordó de familias que llegaban con sus hijos recién nacidos para conseguir una dosis de BCG.

Sin embargo los padres ya habían sido advertidos por los médicos de los serios problemas de desabastecimiento que tiene el nosocomio para conseguir insumos a partir de la crisis que se profundizó en estos últimos tres meses.

Por ejemplo, varias familias concurrieron munidas de jeringas descartables para vacunar a sus bebés y desde enero que en el área de vacunación se abrió una alcancía solidaria en la cual se recaudó dinero para 150 unidades descartables.

Sólo ayer, en cinco horas dos enfermeras aplicaron dosis de vacunación a 73 chiquitos, según consta en las planillas de registro. Pero aún nada garantizará que en el transcurso de la semana la creciente demanda que ya se podía apreciar ayer en los pasillos, provoque el desabastecimiento del stock que llegó de provincia.

Según se informó, hay chicos que necesitan más de una jeringa por distintas ampollas. Es así que a un recién nacido tiene que aplicársele una dosis para protegerlo de la Hepatitis B y otra para la tuberculosis. En tanto los chicos de 6 años que ingresan al período escolar necesitan tres vacunas diferentes.

La jefa de servicio de ese área aseguró que "todavía no se puede hacer una evaluación, estamos completos de dosis", mientras que para las personas que están diariamente con con los chiquitos, la realidad parece diferente. "La gente colabora, hace lo que puede, pero no nos van a alcanzar las jeringas. Cada vez que llamamos a Viedma no nos dan el material suficiente porque dicen que de Nación no mandan nada", confió una persona vinculada al área.

Por su parte Hugo Rojas, titular de ATE se refirió al levantamiento del paro como que "acá vamos a demostrar que trabajando a full, los insumos se van a acabar en una semana. Entregamos una planilla en todas las áreas donde se van a registrar las cosas que van a ir faltando. Sabemos que la retención ha sido larga pero nos vamos a tener que adaptar a la crisis con las cosas que tenemos".

En Cinco Saltos y Campo Grande reclaman que se pongan al día

CINCO SALTOS-CAMPO GRANDE (ACS).- Mientras la comunidad de Campo Grande exigió con firmeza que el intendente Eduardo Altube intervenga ante funcionarios provinciales para que se den soluciones a los problemas de funcionamiento del hospital local; en Cinco Saltos el personal hospitalario cortó ayer por tres horas la calle frente al nosocomio.

En ambas localidades el reclamo fue el mismo: el pago de los haberes adeudados de febrero, marzo y aguinaldo de enero; además del urgente envío de partidas presupuestarias para la compra de insumos de atención y medicamentos para "poder funcionar".

En Campo Grande la asamblea se llevó a cabo el miércoles a las 20 y se extendió por más de tres horas, con una concurrencia comunitaria que llegó a más de 300 personas. El hospital, ubicado en Villa Manzano, se encuentra en retención de servicios y además de las carencias presupuestarias para el funcionamiento, la atención sanitaria está limitada por la imposibilidad de efectuar derivaciones hacia los centros sanitarios más complejos, como Cinco Saltos o Cipolletti.

La directora del hospital de área de Campo Grande, Norma Vázquez, detalló que el nosocomio es un hospital de día que atiende a una población de más de 1.000 pacientes de las zonas urbanas y rural, además de tener que enfrentar las urgencias y accidentes de la zona donde se cruzan la ruta 151 y la provincial 7, área vial de ingreso a la zona del Alto Valle.

"Nos llega menos de la mitad de los fondos con los que contábamos antes, pero no podemos hacer nada más que la primera atención, porque si nuestros hospitales de derivación no están trabajando, no podemos siquiera contar con estudios simples, como un pap", detalló.

Tras un extenso debate en la escuela primaria de la localidad, los vecinos le plantearon a las autoridades del Consejo Municipal, "porque es la autoridad que tenemos a mano", que "exija al gobierno provincial que se hagan los recortes de gastos superfluos que tenga que hacer; pero que garanticen los recursos para salud y la educación".

Mientras, en Cinco Saltos, donde los trabajadores hospitalarios aseguran que ni siquiera cuentan con los guantes descartables para hacer la atención, ayer se realizó un corte simbólico de calle sobre la Blumetti.

La medida de fuerza se llevó a cabo por tres horas en Blumetti y Martín Fierro, en tanto que en estos días las medidas de fuerza se incrementarán con otras acciones de protesta para exigir el pago de los sueldos y el envío de partidas presupuestarias.


Comentarios


Hospitalarios de Roca levantan el paro por siete días