Hubo diez chances para descubrir ataques en EE. UU.

Informe final del Congreso resaltó fallas de inteligencia y seguridad de Clinton y Bush.



WASHINGTON (AFP/DPA) – Un informe que será divulgado hoy sobre los atentados del 11 de setiembre de 2001 señala diez ocasiones fallidas durante las administraciones del presidente George W. Bush y su predecesor Bill Clinton de detectar o abortar los ataques, afirmó ayer The Washington Post.

Sin embargo, el informe de 600 páginas de la comisión que investiga los ataques, no indica que los atentados habrían podido ser evitados, dijeron al periódico responsables del gobierno que tuvieron acceso al documento.

El documento final de la Comisión sobre el 11 de Septiembre concluyó que los secuestradores aéreos aprovecharon “profundas fallas institucionales en nuestro gobierno”, pero no culpa al Bush ni a su antecesor, dijeron fuentes del gobierno familiarizadas con las conclusiones. Describe la paciencia y decisión de los secuestradores y dice que exploraron las “debilidades en los mecanismos de seguridad aéreos y de fronteras”.

Enumera seis “ocasiones operacionales” de prevenir los atentados que la administración republicana de Bush no tomó en cuenta, mientras que la demócrata de Clinton sería responsable de otras cuatro.

Estas oportunidades señalan el hecho de que la CIA no haya incluido en la lista de terroristas a dos de los 19 secuestradores de los aviones que se utilizaron en los ataques y la forma en la que procedió el FBI en agosto de 2001 cuando se arrestó a Zacarias Moussaoui, único acusado en relación con los atentados.

La lista también incluye varios intentos de matar o capturar al líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama ben Laden. Sin embargo la comisión admite que varias de estas ocasiones eran difíciles de aprovechar y que otras habrían necesitado de una cuota de buena suerte para cambiar el curso de los acontecimientos .

El informe concluye que Al Qaeda mantenía una relación más profunda con Irán y con el grupo Hezbolá que con Ira  

¿Un “Zar de inteligencia”?

Otro de los detalles más polémicos del informe que trascendió es una recomendación para que se reforme la estructura de los servicios de inteligencia y la creación del cargo de “zar” de todos los organismo de seguridad.

La comisión exige en general una reforma masiva de los servicios secretos como consecuencia de los graves errores y carencias que mostraron en su opinión la CIA pero también el FBI, encargado de la inteligencia interior.

Si la comisión logra imponer su visión, algo bastante probable, ambas organizaciones -columna vertebral de la inteligencia estadounidense- tendrán a un mismo jefe supremo que mantenga las riendas en sus manos.

Los directores de la CIA y el FBI pasarán a ser los segundos al mando de un “zar” con rango de miembro de gabinete, lo que significa una pérdida de poder que no gusta a ninguna de las partes.

Como tercer implicado está el Pentágono, que es además posiblemente el más afectado. En total hay 15 oficinas de inteligencia en el país, la mayoría relacionadas con Defensa. El Pentá

gono recibe además hasta ahora la parte del león del presupuesto de inteligencia: un 80%de los aproximadamente 40.000 millones de dólares al año.

Esto cambiará si la comisión impone sus ideas, ya que el futuro “zar” será quien decida el reparto de los fondos como jefe de las 15 agencias. Hay una intensa discusión al respecto. Mientras que los demócratas están a favor, los republicanos están divididos.

El presidente Bush destacó que está “abierto” a las ideas sobre reformas de los servicios secretos. Y es que el tema no le viene mal.

Aunque enfrenta críticas por haber mostrado imprevisión en el tema de los atentados, que los servicios secretos aparezcan como los grandes pecadores le es favorable. En este contexto es difícil que el Pentágono pueda oponerse al nuevo “zar”.


Comentarios


Hubo diez chances para descubrir ataques en EE. UU.