Hubo mil cirugías menos en el Castro Rendón

La baja se registró en el 2007, en las intervenciones programadas. El gobierno lo atribuye a la falta de anestesistas. Está entre los peores regis

NEUQUÉN (AN).- En 2007, en el Hospital Castro Rendón, hubo casi 1.000 personas que no accedieron a una intervención quirúrgica programada.

La cifra se desprende de la estadística oficial que maneja la subsecretaría de Salud. Y da cuenta de cómo impactó en los quirófanos la profunda crisis de anestesistas, que tuvo durante todo el año pasado uno de los períodos de más gravedad.

El número de operaciones programadas, es decir, el tipo de intervención quirúrgica que se realiza en situación ideal para el paciente, con el debido tiempo de espera y la cantidad de estudios necesarios para un mayor margen de seguridad, llegó en 2007 a 1.953. Son exactamente 923 menos que durante 2006, cuando se registraron 2.876.

Los indicadores son los primeros que expresan de manera oficial la falta de acceso al quirófano del hospital más importante de la provincia que padecieron los pacientes, situación que en el último semestre del año pasado los hizo salir a la calle junto a sus familiares.

De hecho, conformaron un organismo, llamado Favea, con el que ejercieron presión en lo más alto del gobierno. Ya entonces señalaron lo que indica el sentido común: había cuadros de mediana gravedad que con el correr de los meses se transformarían en urgentes, mientras que para otros era cuestión de vida o muerte.

Con el cambio de gestión, la nueva subsecretaría de Salud reconoce que el prin

cipal factor para la severa caída en el ritmo de las intervenciones fue la falta de anestesiólogos, un sector acusado durante los últimos cuatro años de abroquelarse corporativamente para obtener la privatización del servicio, algo que logró en la mayoría de las provincias.

La baja en el número de programadas coincide con el período en el que el quirófano del Castro Rendón quedó funcionando con entre dos y cuatro anestesistas. La mayoría de los integrantes del servicio, conformado idealmente por 13 médicos, emigró al sector privado, donde se paga hasta casi dos veces y media más que en los hospitales públicos.

Según los datos oficiales, tomados de la estadística del Hospital Neuquén, en 2002 hubo 2.209 programadas; en 2003, subieron a 2.557; 2004 trajo una leve baja, con 2.273; mientras que en 2005, con 1.856, fue el peor año de los últimos cinco.

El panorama cambió en 2006, cuando se registraron 2.876 cirugías, para volver a bajar en el segundo peor año a 1.953, en 2007.

En paralelo, las operaciones de urgencia se mantuvieron sin grandes variaciones desde 2002, cuando se concretaron 2.965. El año pasado se realizaron 2.817.

Los pacientes comenzaron a ver algunas señales positivas desde principios de año. El nuevo ministerio de Salud abrió otro quirófano en el Hospital Neuquén, pero convalidando un convenio del gobierno anterior: contrata anestesistas del privado, a los que les paga más que a otros médicos. ATE y la Asociación de Profesionales resisten el acuerdo, y promueven una ley de emergencia quirúrgica: obligaría a los anestesiólogos de toda la provincia a trabajar en los hospitales, por el sólo hecho de la carga pública que supone su profesión.

Fernándo Castro


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios