Hubo reparto en el oeste

Maronese caía con Independiente RC, que terminó con 9, pero lo igualó.

#

Cecilia Maletti(Foto: Los jugadores de Maronese festejan el gol de Silva, que decretó el 1-1. )

El inicio de la aventura en el nuevo Argentino B, comenzó con empate para Maronese e Independiente de Río Colorado. En el oeste de la capital neuquina, el Dino y el Rojo no se sacaron ventajas en un discreto partido donde la visita terminó con dos hombres menos por las expulsiones de Facundo Torres y Gastón Cansina. En que tuvo la primera aproximación fue Maronese, que avisó con un frentazo de Mario Barros a los 5’ que fue a parar a las manos de Francisco Tous. En la jugada siguiente, una media vuelta de Adrián Kees se perdió por encima del travesaño del arco defendido por el ex Deportivo Roca. Parecía que el primer gol del encuentro estaba al caer, pero con el correr de los minutos, la llama comenzó a apagarse y Maronese empezó a mirar de lejos el área riocoloradense. La visita se acomodó en el campo, aprovechó la intermitencia futbolística de su rival y se animó a jugarle de igual a igual a un adversario con mayor rodaje en torneos federales. Corrían 33’ de la primera mitad cuando Gastón Cansina recibió solo un cambio de frente desde el sector izquierdo, encaró a un pasivo Ignacio Sánchez y sacó un bombazo cruzado, al ras del piso, que se coló junto al palo derecho de un inmóvil Facundo Crespo. Independiente cuidó la ventaja, se abroqueló bien y desactivó el circuito de juego que propuso Maro en la mitad de la cancha. En el complemento la historia no cambió demasiado. Los de Rolando Retamal siguieron sin encontrar los caminos para abastecer a los delanteros y los defensores visitantes se cansaron de ganar en el juego aéreo. Una chilena de Eduardo Aciar casi decreta el empate, pero el manotazo de Tous lo impidió. A los 24 minutos se invirtieron los roles en la ofensiva de Maronese. El ingresado Hugo Silva aprovechó un centro de Barros y de cabeza, marcó la igualdad. Envalentonado, los del oeste fueron por más, pero carecieron de ideas para doblegar a un rival que aguantó, estoico, los ataques desordenados de su oponente. El Rojo aguantó los últimos minutos con nueve hombres y se llevó un empate con sabor a hazaña para Río Colorado.


Comentarios


Hubo reparto en el oeste