Hubo señales de advertencia el día de la matanza en Arizona

Investigadores descubrieron notas intimidantes y relacionadas al ataque en la casa del acusado. En una de ellas se leía “muere, perra”. Buscan un bolso que contendría valiosa evidencia de los motivos del terrible crimen.



#

Las seis personas asesinadas por Loughner (AP.-)

Estados Unidos

Los pesquisas sobre el atentado contra una congresista federal revelaron nuevos detalles perturbadores sobre los sucesos que ocurrieron momentos antes, entre ellos una nota manuscrita hallada en la casa del sospechoso que decía, ``muere, perra’’.

El día del atentado, Jared Loughner corrió al desierto cerca de su casa después que su padre le preguntó por qué retiraba un talego negro del maletero del auto familiar, dijeron fuentes policiales.

Loughner reapareció horas más tarde el sábado frente a una tienda donde la representante demócrata Gabrielle Giffords realizaba una actividad política. Allí, según las autoridades, hirió a tiros a 19 personas. Seis de ellas murieron, incluidos un juez federal y una niña de nueve años.

El intento de asesinar a la legisladora federal y el ataque a una multitud consternaron a todo Estados Unidos. El miércoles se aguardaba el arribo del presidente Barack Obama para pronunciar un discurso en honor de las víctimas.

Los investigadores, en declaraciones a The Associated Press, dijeron que todavía buscaban el talego negro, que sospechan contendría indicios sobre los motivos de Loughner.

“El talego es muy importante para nosotros’’, dijo el capitán Chris Nanos, de la división de investigaciones criminales de la comisaría de Pima. “Qué había en ese bolso y qué tiene que ver con los hechos?’’

Las autoridades habían dicho anteriormente que hallaron en la caja fuerte de Loughner las frases manuscritas, “planeé con anticipación’’, “mi asesinato’’ y el nombre “Giffords’’.

Nanos y Rick Kastigar, el jefe de investigaciones de la comisaría, dijeron a la AP que hallaron anotaciones con las palabras “muere, perra’’ _que creen se refieren a Giffords_ y “mueran, polis’’, en alusión a las fuerzas policiales.

Todas estaban en un sobre o en una carta impresa que le envió la oficina de Giffords después que él asistió a un acto político de la legisladora en 2007, dijo Nanos.

Ayudantes del sheriff habían ido a la casa de Loughner al menos una vez antes del ataque, informó el portavoz policial Jason Ogan. Dijo ignorar por qué o cuándo se produjo la visita, pero dijo que los abogados del departamento estaban revisando los papeles.

También, un oficial de fauna silvestre detuvo a Loughner por pasarse un semáforo en rojo varias horas antes de los disparos, pero lo dejó ir dándole sólo una advertencia, dijeron las autoridades el miércoles. Los agentes de vida silvestre por lo general no hacen paradas de trásito a menos que la seguridad pública esté en riesgo, como pasarse una luz roja.

Giffords, de 40 años, empezó a respirar por sus propios medios el martes, una señal positiva, dijeron los médicos. El miércoles se le redujeron las dosis de sedantes, respondía mejor a los estímulos y su recuperación avanzaba de acuerdo con los pronósticos.

También el miércoles, congresistas conmovidos pronunciaron discursos en homenaje a Giffords. El presidente de la cámara, el republicano John Boehner, dio el tono al iniciar la sesión con voz quebrada por la emoción. “Nuestros corazones están rotos pero nuestro espíritu no’’, dijo. “Somos estadounidenses, sobrellevaremos este período difícil’’.

AP


Comentarios


Hubo señales de advertencia el día de la matanza en Arizona