“Hubo una muralla entre militares y policías”

VIEDMA (AV).- El defensor de tres de los cinco policías retirados que están siendo juzgados por delitos de lesa humanidad, Mario Cáccamo, pidió la absolución de sus clientes, cuestionó que la fiscalía y la querella hayan pedido –según él– “desmesuradas condenas” y afirmó que no pudo comprobarse la autoría ni la responsabilidad adjudicable a los imputados. Cáccamo también rechazó que la causa involucre delitos de “lesa humanidad” por lo que insistió con la nulidad del proceso y la designación del Tribunal, al tiempo que remarcó que los hechos ya están prescriptos. El abogado local separó los roles de la Policía Provincial y de los militares que en las semanas posteriores al golpe de Estado de 1976 se instalaron en la zona. Calificó como “una muralla infranqueable” la división entre las funciones militares y las de la policía. Sobre la declaración de la víctima Ávalos, dijo que fue una puesta en escena y que se sus recuerdos se modificaron tras 35 años transcurridos. En relación al ex jefe de la Policía, Raúl Pedernera, indicó que su tarea fue la de cicatrizar heridas y pacificar a la fuerza. En cuanto a Sixto y Elfio Navarrete, destacó que ninguno de los dos reconoció haber estado en 1976 en Sierra. Rechazó que alguno de ellos pudiera haber estado involucrado en casos de apremios ilegales.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora