Huían y balearon a un patrullero

Tres adolescentes iban en una camioneta robada, dispararon, pero los detuvieron



BUENOS AIRES (Télam).- Dos chicos de 14 años y una adolescente de 15 fueron detenidos ayer después de atacar a balazos a un patrullero que los descubrió a bordo de una camioneta robada. Sin embargo, a las pocas horas fueron liberados por una decisión judicial, informaron fuentes policiales.

Los adolescentes protagonizaron en la madrugada una enloquecida persecución por la localidad bonaerense de Virreyes, partido de San Fernando.

Sin embargo, a poco de ser detenidos fueron entregados a sus padres por orden del juzgado de Menores 1 de San Isidro, luego de permanecer cuatro horas en la comisaría segunda de San Fernando.

Todo comenzó a la una de ayer cuando un móvil del Comando de Patrullas de San Fernando sospechó de una camioneta VW blanca que se desplazaba por la calle Saavedra.

Los agentes hicieron las consultas correspondientes y comprobaron que se trataba de un vehículo robado, con denuncia de la comisaría 35 de Capital Federal, con jurisdicción en el barrio de Saavedra.

El patrullero empezó a seguir a la camioneta, que realizó abruptas maniobras evasivas a gran velocidad por Virreyes. Cuando el móvil policial encendió sus balizas y accionó la sirena, uno de los tres ocupantes de la camioneta disparó insistentemente contra los agentes, que lograron esquivar los impactos pero no respondieron al fuego.

Al llegar a la esquina de Blanco Encalada y Malvinas Argentinas, el conductor de la camioneta perdió el control y chocó contra el cordón de la vereda.

La imprevista acción fue aprovechada entonces por los policías, quienes se acercaron a la camioneta y detuvieron a los adolescentes, que ya habían arrojado el arma.

De todos modos, el revólver fue hallado rápidamente, ya que los agentes recorrieron en sentido inverso el derrotero hecho por los chicos en su intento de fuga. El arma en cuestión era un revólver calibre 22 con seis cartuchos disparados recientemente.

Los dos chicos de 14 años y la adolescente de 15 fueron trasladados a la comisaría segunda de San Fernando, bajo el cargo de atentado y resistencia a la autoridad, abuso de armas, lesiones y daños. Cuatro horas después, los chicos fueron entregados a sus padres por orden del juzgado de Menores 1 de San Isidro, con lo que recuperaron la libertad. La decisión judicial respondió a las leyes internacionales y nacionales en la materia, ya que está prohibida la permanencia de menores de edad en establecimientos policiales o cárceles.


Comentarios


Huían y balearon a un patrullero