Humor negro y blanco sobre el universo femenino





NEUQUÉN (AN).- Los textos de la obra «Éramos pocas…», escrita por el dramaturgo español y guionista Rafael Mendizábal, fue lo primero que enamoró a las integrantes del grupo de teatro Volarenvé. Lo que ocurrió después fue la búsqueda de los personajes con las sensaciones y caracterización de las tres protagonistas: Nora (María Cristina Beute), Concha (Silvina Meza) y Pitita (María Eugenia Agesta).

Dirigida por Raúl Ludueña, la obra debutó en 2006 con trece presentaciones, y tras una pausa larga volvió ayer al escenario de La Conrado Centro Cultural para dar paso a seis únicas funciones en junio: estará los viernes y domingos a las 21. Y por supuesto todo el humor negro y blanco de esta peculiar mirada sobre el universo femenino que propone «Éramos pocas…» se verá mañana en la sala de Yrigoyen 138.

Hay tres cuadros, monólogos interpretados por mujeres que entre sí no tienen ninguna relación, ni condición común. No son heroínas, son simples mujeres corrientes envueltas en situaciones cotidianas, en las que sacan a relucir sus artilugios femeninos y hacen que lo corriente se vuelva desopilante, grotesco, gracioso.

«Nora es una ama de casa parapetada en la cuestión familiar; la otra es una mujer que tiene un rollo con su madre; y la tercera es una mujer de alta sociedad, muy superficial, que desarrolla un plan solidario», contó Beute.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Humor negro y blanco sobre el universo femenino