Icare amplió suventaja y el FpV roza una sexta banca en el Concejo

El oficialismo trepó al 40,5% de votos y pelea con el ARI un espacio legislativo. Faltan sumar 13 mesas y todo se definirá en el escrutinio definitivo, que empieza hoy.



#

Icare puso su boleta en la urna, igual que unos 17.000 barilochenses más. Ahora, confía en sumar seis concejales y contener a Camelli.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El avance del escrutinio ratificó ayer que el triunfo de Alberto Icare en Bariloche fue contundente y que el Frente para la Victoria tiene altas chances de contar con seis representes en el futuro Concejo.

Con los cómputos difundidos en la víspera, que abarcan un 92,78% del total de votos, el Frente para la Victoria se adjudica 6 concejales y en teoría no necesitaría alianzas en el Deliberante.

El domingo a la noche los resultados le asignaban un 37,7% de los votos y sólo cinco bancas. Pero con el avance del recuento, en la madrugada del lunes, la coalición encabezada por el actual intendente Alberto Icare trepó al 40,5% en la categoría de concejales, lo cual le daría una banca extra para la candidata Silvia Paz, propuesta por el Frente Grande.

El perjudicado sería el ARI, que en un principio festejó la obtención de dos concejalías pero al parecer quedará con una representación unipersonal a cargo de Darío Rodríguez Duch.

El resto de los lugares no tuvieron modificaciones: dos ediles para la Concertación, uno para el PPR y otro para el Partido Socialista.

Ese reparto surge de contabilizar 38.294 votos depositados en 167 de las 180 mesas (el 92,7%). Las 13 restantes no fueron sumadas porque errores u omisiones en las planillas y recién ingresarán al cómputo a partir del escrutinio definitivo, que se iniciará hoy a las 18.

El ARI advirtió que darán batalla "voto por voto" en la búsqueda de un lugar para su segunda candidata a concejal, Cristina Painefil.

Ayer el concejal electo Darío Rodríguez Duch se manifestó extrañado por el repentino ascenso de 3 puntos que consiguió el FpV cuando promediaba el escrutinio parcial. Y también por el descenso en paralelo del ARI, que en algún momento figuró en las planillas con el 14,8% y luego su caudal se redujo al 12,9%.

El apoderado del partido, Mauricio Acosta, adelantó que pedirán veedores para seguir el recuento final de votos. Aclaró que el ARI no sólo funda sus expectativas en las adhesiones que pueda cosechar en las 13 urnas faltantes sino también en la revisión de muchas de las que ya fueron incluidas en la sumatoria y cuyos resultados -según constató- presentan diferencias con los propios registros del ARI.

 

Camelli, con juego propio

 

Haber conseguido 6 concejales sobre un total de 11 le garantiza al intendente reelecto Alberto Icare una base firme, pero de ninguna manera una lealtad absoluta de todo el bloque cuando el Deliberante deba abordar algún proyecto polémico.

Tres de los ediles son de su partido SUR: Darío Barriga, Hugo Cejas y Arabela Carreras y otros dos fueron impulsados por el FG (Alfredo Martín y Silvia Paz).

Pero la restante, Silvana Camelli, integró la lista en representación del PJ y del sector que orienta el sindicalista Walter Cortés, quien ya chocó más de una vez con Icare y con su secretario de Gobierno, Adolfo Fourés.

Camelli fue convencional constituyente hace apenas seis meses y ya en aquel foro mostró una independencia que incomodó a sus pares del Frente para la Victoria. A muchos les quedó grabado su voto en contra que impidió incorporar a la Carta Orgánica la figura del viceintendente, tal como pretendía el FpV para asegurar las espaldas de Icare ante un eventual colapso de su salud.

Ayer Camelli dijo estar contenta con el resultado y confió en mantener "una buena relación" con todo su bloque. A continuación deslizó una aclaración que también funcionó como advertencia: "no voy a votar nada que vaya en contra de mis principios". Evaluó que el trabajo en el Concejo será distinto al de la Convención "porque habrá más tiempo para discutir los proyectos y aprovechar al máximo ese diálogo".

Para Camelli, la ventaja de tener 6 concejales será "relativa" porque a su juicio no habrá proyectos que se aprueben a libro cerrado. "Por la calidad de todos los concejales que han entrado, seguramente eso no va a ser así", agregó.


Comentarios


Icare amplió suventaja y el FpV roza una sexta banca en el Concejo