Icare encabezó clausuras de boliches y controles de venta de alcohol

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En la confirmación de una campaña que bien podría denominarse "cumpla y pague", el intendente Alberto Icare participó en el procedimiento de clausura de tres boliches nocturnos y acompañó a sus inspectores en una recorrida por otros comercios que expenden bebidas alcohólicas.

Las clausuras las efectuaron durante la madrugada del sábado un oficial de justicia y los funcionarios de Inspección General, en cumplimiento de sentencias dictadas por el Tribunal de Faltas. En la misma oportunidad, con Icare encabezando la comisión, los inspectores labraron infracciones por venta de alcohol fuera del horario habilitado, y por ruidos molestos que trascienden al exterior e incomodan al vecindario.

Desde que asumió el cargo, uno de los principales objetivos del intendente ha sido mejorar el índice de recaudación, para poner en caja al municipio, y al día los sueldos adeudados al personal. En el marco de esa política, durante las últimas semanas abundaron las intimaciones a los comerciantes que adeudan tasas por servicios retributivos, seguridad e higiene y publicidad, y algunos ya comenzaron a retirar sus carteles, porque no cumplieron con las moratorias anteriores y deben cancelar esas antes de acogerse a un nuevo beneficio.

En esta ocasión el intendente salió a la calle en una demostración de apoyo a sus inspectores, muchas veces vilipendiados cuando deben cumplir con su deber, y supervisó personalmente la clausura de la discoteca "Babilonia", ubicada en la calle Pagano, en la parte baja del edificio Bariloche Center. Vale aclarar que la faja de clausura fue violentada y la discoteca prosiguió trabajando como de costumbre, pero es probable que ahora la justicia de Faltas concurra a un tribunal penal por esta nueva infracción.

Los otros comercios clausurados por Icare, conforme a lo dispuesto por la juez de Faltas, fueron la "Taberna de Moes", ubicada sobre la calle San Martín, y el pub "South Bar", situado en Juramento y Veinte de Febrero. A otro establecimiento, ubicado en Juramento y Salta, a pocos metros de los anteriores, le labraron un acta de infracción por vender bebidas alcohólicas a menores de edad, y a una despensa que permanece abierta en horas de la madrugada, le confeccionaron un acta por expender alcohol fuera del horario habilitado, que concluye cada día a las 23.

En Mitre al 600, los inspectores comprobaron que una discoteca emitía ruidos molestos que excedían los límites del establecimiento.


Comentarios


Icare encabezó clausuras de boliches y controles de venta de alcohol