#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Imparables en el cemento

Nalbandian está en octavos, luego de una gran tarea.



Imparables. La "Negra" y David. Los dos pasaron de ronda, después de apelar a su mejor juego. La tandilense avanzó a cuartos de final, el cordobés a octavos. Ellos y Guillermo Coria, quien se recupera de su lesión y hoy enfrentará al sueco Jonas Bjorkman, son los tres sobrevivientes argentinos del Abierto de Estados Unidos, que se disputa sobre cemento y reparte diecisiete millones de dólares en premios Los dos triunfos de ayer tuvieron su importancia, uno temprano, el otro casi en el cierre de la programación.

El último que se presentó fue Nalbandian, quien enfrentó al australiano Mark Philippoussis buscando un lugar en los octavos de final Los dos primeros set correspondieron a un partido muy luchado, con resultado cambiante y con pronóstico reservado En el primer parcial terminó imponiéndose el cordobés en un cerradísimo 7-5 El segundo fue para el oceánico pero después de puntos peleados con mucho fervor y con la definición del tie break. Luego de ese 7-6 vendría la mejor actuación del argentino.

En el tercer set logró la supremacía necesaria como para llevárselo por un claro 6-

3 Y más abultada fue la diferencia en el set decisivo. Llegó a ponerse 5-1 y estuvo cerca de rematarlo en ese game, en el que se vieron algunos puntos brillantes Pero Nalbandian finalmente ganó su saque sin perder una sola pelota y se quedó con el partido, que duró más de tres horas, con un marcador final de 7-5, 6-7 (10-12), 6-3 y 6-2.

Ahora se encontrará con el vencedor del partido que disputaban anoche el suizo Roger Federer, uno de los principales candidatos al título, y el estadounidense James Blake.

"Si bien en este tipo de certámenes no hay tiempo para festejar -dijo el cordobés-, por un rato quiero disfrutar de este triunfo ante Philippoussis. Fue un partido tremendo. Se hizo cambiante en los dos primeros sets. Por suerte, después pudo imponer mi juego y creo que mi rival apostó demasiado a acertar con su saque".

El australiano metió treinta y cuatro ace, lo que no fue suficiente porque tuvo algo más que el doble de errores no forzados que el cordobés, quien se hizo fuerte en las devoluciones y consiguió un triunfo espectacular Más temprano, Suárez venció por 6-2, 3-6 y 7-5 a la rusa Elena Likhovtseva, avanzando a cuartos de final Lo de la "Negra" fue un canto al amor propio, porque jugó con una molesta contractura en su espalda, que no le permitió moverse con comodidad.

Es más, hasta tuvo que retirarse del torneo de mixtos porque su estado físico no era el ideal.

Al margen de lo apuntado, lo más importante fue que la "Negra" siguió avanzando en el último Grand Slam del año.

El pasado sábado Suárez había alcanzado los octavos de final junto con Virginia Ruano Pascual en el dobles femenino, y ayer triunfó en el single frente a la rusa Likhovtseva, avanzando a los cuartos de final Ahora se enfrentará ante la estadounidense Lindsay Davenport, quien derrotó a la rusa Nadia Petrova, por 6-0, 6-7 (6-8) y 6-2.

"Fue un partido muy variable, yo comencé jugan-do bien y ella estaba errática, pero en el segundo set se invirtieron los papeles. Yo me puse un poco nerviosa y ella lo aprovechó, y en el tercero se me fue 5-3, pero jugo mal el game de su saque y me dejó recuperar. De ahí hasta el final fue una verdadera batalla. Recién en el cuarto match point lo pude rematar", declaró Paola Suárez después de su victoria ante la rusa Elena Likhovtseva, por 6-2, 3-6 y 7-5.

En relación con el problema en la espalda, la argentina explicó que "me pasó lo mismo que en Acapulco este año cuando jugaba con Mariana Díaz Oliva. Me agarró un espasmo muscular. Es cuando estoy muy tensa y toma el músculo que rodea el aparato respiratorio y tengo que controlar la respiración porque me ahogo. Ahora voy a ir al médico para que me dé un relajante muscular y pedimos no jugar el dobles, dormir y ver si se suelta ese músculo que se tensiona".

"Por eso es una victoria que no me esperaba, es la primera vez que lloro por la emoción", apuntó.

NUEVA YORK (Télam-SNI) - El argentino Guillermo Coria, quien accedió antenoche a los octavos de final del US Open, finalizó su partido con el francés Gregory Carraz con una contractura en la pierna derecha "Estoy dolorido, estuve una hora haciéndome un tratamiento y lo próximo es realizarme una resonancia magnética para conocer la gravedad de la lesión", comentó Coria Agregó que "es una contractura fuerte, no es la primera vez que aparece. Ya me había agarrado en Hamburgo, en el partido con Gaudio, y antes de Roland Garros. Es una lesión que vengo arrastrando desde hace bastante tiempo y que no termina de cicatrizar" "La verdad, si tengo que decidir ahora, no juego el próximo partido", sentenció Coria, quien explicó que prefirió no abandonar en el cotejo ante Carraz "porque estaba dos sets a cero, si no, me hubiera ido".

"Mientras jugaba pensaba en no hacer ningún esfuerzo que pudiera traerme un desgarro, pero quería ganar como sea", comentó Coria, quien apuntó que si la lesión resulta ser grave, no se arriesgará a que empeore aún más Una de las citas que no quisiera perderse, aseguró, es la serie de Copa Davis a la que fue convocado para representar a la Argentina ante España, en setiembre en Málaga "Quiero estar en la Davis ante España, porque no pude en la anterior serie y es una cuenta que tengo que saldar", aseveró el quinto jugador del mundo y la máxima figura del tenis argentino El "Mago" debió esforzarse al máximo en el primer y tercer set para adjudicárselos, mientras que en el segundo mostró exhibió todo su repertorio y lo ganó por un contundente 6-1 Coria buscará, si su lesión se lo permite, acceder ahora a cuartos de final, pero para eso tendrá que vencer primero al sueco Jonas Bjorkman.


Comentarios


Imparables en el cemento