Impidieron el ingreso de 750 menores a boliches neuquinos

Fue el sábado en un operativo municipal. Había chicos ebrios

NEUQUÉN (AN).- Sólo en una noche, los inspectores de la Municipalidad de Neuquén impidieron el ingreso de 747 menores a locales nocturnos a los cuales sólo pueden asistir los mayores de 18 años. Y así como una decena de madres increpó a los inspectores por impedir el ingreso de sus hijos, también se detectó a varios jóvenes en estado de ebriedad.

Fue el sábado durante la primera experiencia del operativo de seguridad nocturno en la ciudad de Neuquén.

«Gracias al apoyo de la policía se dispuso un inspector en la taquilla de los cinco locales bailables de la ciudad entre la 1:30 y las 6:30 del domingo y en ese plazo fueron casi 750 los menores a los que se les impidió el ingreso», explicó el director de Comercio, Pablo Piccinini.

El funcionario destacó que «muchos de los chicos directamente no quisieron mostrar su identificación, porque como sabemos usan colillas de documentos adulterados que bajan de internet o documentos prestados por algún mayor».

El operativo, que se extenderá hasta fin de año abarcando incluso los festejos de Navidad y Año Nuevo, se da como consecuencia de una campaña de concientización que realizan los vecinos de los barrios aledaños a los locales bailables que ofrecen mate y café a los jóvenes que salen de los locales alcoholizados. En la campaña se detectó que muchos son menores.

«Tuvimos problemas con cerca de una decena de madres que habían llevado a sus hijos al boliche y que nos increparon porque no dejamos que entraran, cuando en realidad lo que hicimos fue aplicar lo que dicen las normas vigentes, que es que a los boliches sólo pueden entrar los mayores de 18 años», señaló Piccinini e indicó que de los 747 menores detectados en los locales Bloke, El Mega, Súper Club, One y La Casona, 480 correspondieron a Bloke.

Piccinini destacó que el «que los chicos vayan a los locales y muchos lleguen ya alcoholizados, porque es más barato que tomar adentro del local, no es en realidad un problema municipal sino un problema de la sociedad y por eso les pedimos a los padres que nos acompañen en estas acciones que estamos realizando».

El funcionario enfatizó que «queremos que haya una toma de conciencia y que se tome esto con la magnitud que corresponde, primero por parte de los padres, luego de la policía y por último por parte de los propietarios de los locales bailables».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios