Implantes tenían aditivos para carburantes

MARSELLA (AFP).- El escándalo por los implantes mamarios defectuosos de una empresa francesa, que afecta a millares de mujeres en varios países, se intensificó ayer, tras revelaciones de que las prótesis mamarias contenían un aditivo para carburantes. Según la emisora RTL, las prótesis de Poly Implant Prothèse (PIP) contenían una mezcla de productos encargados a grandes grupos de química industrial que jamás fueron objeto de ensayos clínicos en cuanto a su eventual nocividad para el organismo humano. Entre esos productos había un aditivo para carburantes, Basylone, así como Silopren y Rhodorsil, utilizados en la industria del caucho. Aparentemente, dichos productos provocaron la ruptura de estos implantes. Unas 30.000 mujeres en Francia se sometieron a implantes de prótesis mamarias de la marca PIP, una empresa que, hasta su quiebra a inicios de 2010, exportó ese producto a más de 60 países. Estas prótesis también han sido vendidas en el extranjero con otra marca, como los M-Implants difundidos por la sociedad Rofil, con sede en Holanda. Entre 400.000 y 500.000 mujeres habrían recibido ese tipo de implante en el mundo. Buena parte de la producción fue exportada a países de América Latina (especialmente Venezuela, Brasil, Colombia y Argentina): el 58% de las ventas en 2007 y el 50% en 2009.


Comentarios


Implantes tenían aditivos para carburantes