Importante golpe policial contra ETA: 7 detenidos

La policía secuestró en varios allanamientos en el País Vasco al menos 35 kilos de dinamita y planes para realizar atentados en Madrid y Santander. Sería un "comando itinerante" del grupo.



Madrid (EFE).- La Policía española asestó ayer un nuevo golpe a ETA, al detener a siete presuntos miembros de la banda terrorista e incautarse de unos 35 kilos de dinamita, explosivo más que suficiente para volar un edificio.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, informó de que los arrestos tuvieron lugar en las localidades del País Vasco español de Mondragón y Aramayona, como parte de una operación policial en la que participaron un centenar de agentes y que aún sigue abierta.

Rajoy explicó en una rueda de prensa en la ciudad de Valencia, donde participó en una reunión de titulares de Interior del Mediterráneo Occidental, que la policía confiscó además unos 35 kilos de “titadine”, cantidad con la que, dijo, podrían haber volado un edificio.

Ese explosivo es parte, con casi total seguridad, de las 1,6 toneladas de dinamita que un comando de ETA robó en marzo pasado en la localidad francesa de Grenoble, agregó el ministro.

Además de la dinamita, en los registros realizados en viviendas de los detenidos fueron incautados detonadores, temporizadores, cordón detonante y otro material de uso explosivo.

Entre el material confiscado, la policía halló también un plano de la ciudad española de Logroño que tenía señalado el lugar donde explotó el domingo pasado un coche-bomba.

Ese hallazgo hace pensar a las autoridades españolas que los presuntos etarras podrían estar vinculados con el atentado de Logroño, que no causó víctimas pero sí cuantiosos daños materiales, y con las últimas acciones terroristas de ETA.

El ministro del Interior agregó que entre los documentos incautados también había mapas de Madrid y de Santander (norte del país), y “no da la impresión de que fueran planos que tuvieran efectos turísticos”.

Consideró que no es oportuno efectuar “afirmaciones categóricas” sobre la operación, ya que las investigaciones están en marcha, pero estimó que los etarras poseían “un auténtico arsenal con el que nada bueno podría hacerse”.

Tampoco concretó si en las investigaciones policiales han aparecido indicios de la posible implicación de los detenidos en otras acciones, como la colocación de sendos coches bomba en Madrid, en mayo pasado, y en la localidad turística de Gandía, en marzo.

Ambas acciones no causaron muertos pero sí elevados daños materiales.El ministro indicó que los detenidos, que fueron puestos a disposición judicial en Madrid, podrían formar parte de un comando itinerante de ETA con capacidad para cometer atentados en cualquier parte de España.

El director general de la Policía, Juan Cotino, señaló pocas horas después que se desconoce si los etarras tenían un “objetivo inminente”.

Cotino precisó que entre el material incautado hay también utensilios para llevar a cabo actos de violencia callejera, como cohetes, aerosoles, guantes de látex o caretas. Ello demuestra, en su opinión, la “relación directa” entre los autores de la “violencia callejera” y las personas que “ocasionan muertes con bombas lapa o coches bomba”.

El grupo terrorista ha asesinado a 31 personas desde que en enero de 2000 reanudó su actividad terrorista tras casi quince meses de alto el fuego unilateral.

En total son cerca de 800 las personas muertas en atentados de ETA desde que esta organización inició su lucha armada para reivindicar la independencia del País Vasco.

El “Donosti”

El denominado “complejo Donosti” de ETA podría estar integrado por un centenar de personas entre activistas y colaboradores que actúan puntualmente, sólo en labores muy concretas y que llevan una vida normal, según medios de la lucha antiterrorista.

El “Donosti” es considerado la “nave nodriza” del grupo terrorista y su desarticulación no ha llegado a ser completa. Recientemente fue detenido uno de sus liberados, Iñigo Guridi Lasa y un grupo de colaboradores. Pero consiguieron huir Aitor Agirre y Asier Arzalluz. Los tres eran considerados el “núcleo duro” del “Donosti”, a los que se les atribuyen los asesinatos del periodista José Luis López de la Calle y del ex gobernador civil de Guipúzcoa Juan María Jáuregui.

La sospecha es que este comando está formado por al menos tres grupos, dos de los cuales estarían prácticamente intactos. La verdadera fuerza de este “complejo” radicaría en el grupo de activistas que permanecen como “durmientes”, haciendo su vida normal, pero que actúan de forma puntual y concreta cuando la banda se lo ordena. Esto les permite no generar sospechas y evitar ser detenidos, ya que, a veces, tampoco se conocen entre sí, ni tienen relación.


Comentarios


Importante golpe policial contra ETA: 7 detenidos