Impotencia por atracos a centros de salud 9-10-03



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La reiteración de robos en los centros de salud de los barrios de la periferia sur de la ciudad pone en jaque al servicio de atención primaria dirigido a la población de menores recursos.

La semana pasada un número indeterminado de asaltantes irrumpió por segunda vez a la sala de salud del Arrayanes y se llevó la computadora, el handy y una balanza pediátrica. Además de los equipos sustraídos se perdió toda la información estadística almacenada en la PC que se utilizaba para el seguimiento de los programas epidemiológicos y materno infantil.

El director del hospital zonal, Norberto Delfino, y el personal del sector manifestaron su “bronca” e impotencia ante la situación y pidieron la colaboración de la comunidad para identificar a los responsables.

“Estas cosas te desmoronan” aseguró Delfino al observar que “acá no se robó comida para paliar una necesidad urgente, se llevaron cosas que tienen que reducir en algún lugar”.

El profesional también destacó la perdida de “códigos” que mantenían a resguardo a los servicios públicos esenciales de los delitos comunes registrados a diario en la ciudad.

A los dos robos sufridos en el Arrayanes se suma el saqueo perpetrado en enero contra el centro de salud de las 34 Hectáreas, que obligó a trasladar el servicio a la delegación municipal, y los asaltos posteriores a la sala del barrio Las Quintas y la Casa de la Salud.

La reiteración de robos obligó a las autoridades hospitalarias a incorporar toda clase de medida de seguridad pero, pese a que las salas comunitarias se convirtieron en verdaderos bunkers, no lograron frenar los robos. El centro de las 34 Hectáreas, abandonado tras el saqueo, parecía una fortaleza que tenía por puerta de entrada las rejas de la bóveda de un banco.

“Esto atenta contra los fondos del hospital y un estilo de atención, por que desdibuja el rol de los centros de salud que tienen que estar integrados con el barrio y abiertos a la comunidad” advirtió Delfino. También explicó que junto con las tres computadoras sustraídas en lo que va del año “se perdió información indispensable para el seguimiento de programas en barrios de alto riesgo”.


Comentarios


Impotencia por atracos a centros de salud 9-10-03