Impugnan la lista de Verani por falta de mujeres

Sólo el ex gobernador se presentó para la presidencia del radicalismo provincial.



El debate por el cupo femenino en la conducción radical alineó a los máximos referentes del veranismo contra el ex gobernador.

Se abrió la pulseada para controlar el poder que Pablo Verani prevé construir desde la presidencia radical.

Verani forzó una lista sólo de hombres y así quedó enfrentado con la mayoría del radicalismo. Las mujeres impugnaron porque no se cumple con el cupo en la conformación de la lista. El gobernador Miguel Saiz compartió ese criterio. Ese debate oculta una pulseada mayor: el poder que diseña el ex mandatario desde la conducción partidaria.

Curiosamente, el “no veranismo” quedó encorcetado como aliado del ex gobernador porque se integró a la “lista de Unidad” con su hombre: Jorge Pascual. La única terna presentada a la interna del 22 de febrero para designar al presidente y dos vices del radicalismo se integra con Verani, Pascual y Miguel Pedranti.

El llamado a elección se adelantó, como reclamó Verani y era “de unidad”, pero la integración excluyó a las mujeres.

Hasta último momento, las dirigentes intentaron convencer al ex gobernador, pero nada se modificó. El viernes, esa conformación fue impugnada porque no se respeta el cupo femenino. La firman notables afiliadas con origen veranista. Aparecen la presidenta del radicalismo, Marta Milesi; la senadora Amanda Isidori; las legisladoras Delia Dieterle y María Inés García. También, las diputadas Susana Holgada y Patricia Romans.

En las formas, la discusión parece centrada en la interpretación si los cargos a elegir (presidente y dos vices) conforman una fórmula y, consecuentemente, si es exigible el cupo femenino. Verani está dispuesto a forzar una resolución de la Junta Electoral, la cual tendrá plazo hasta el 2 de febrero. Este cuerpo partidario lo integran Sergio Ceci, Fabio Rey y Fernando Grandoso.

En lo político, la pulseada desnudó la pretensión de Verani en constituir un fuerte instrumento partidario propio. Era lógico. Aparecieron obstáculos a ese objetivo. Además, la virulenta acción femenina determinó el alineamiento en su favor, incluso de prescindentes, como Saiz y Daniel Sartor.

En contrapartida, el “no veranismo” -en especial, el ex vicegobernador Bautista Mendioroz- quedó desubicado en este escenario. El sector se integró en la lista d Unidad con un hombre y ahora quedó del lado de Verani frente a la mayoría. Esa volatilidad que lo perjudicó fue el reproche de Mendioroz a Sartor, a quien asigna responsabilidad de su actual presente.

En lo público, Saiz intentó evitar una definición. Argumentó sobre las dudas en la interpretación por la existencia o no de fórmula. Pero al final, se alineó con las mujeres: “hay que hacer los esfuerzos, porque el sector femenino tiene que estar representado”.

Casualidad o no, Saiz y Sartor siempre cuestionaron la candidatura de Verani en el radicalismo provincial. Pregonaban que merecía proyección nacional. Ahora, emerge este conflicto. No hay margen ya para oponerse a esa presidencia, pero sí sobrarán convulsiones en el oficialismo. Esa presencia de Verani entusiasma a pocos y, en cambio, preocupa a muchos.

En febrero el ex gobernador podría estar proclamado, pero deberá esperar, pues Milesi no está dispuesta a ceder lo suyo. “Vamos a trabajar desde marzo con reuniones del partido con el gobierno. Sería muy bueno que Verani se sumara, pero yo voy a ser presidente hasta el 17 de julio cuando concluye mi mandato”, adelantó a “Río Negro”. (AV)


Comentarios


Impugnan la lista de Verani por falta de mujeres