Impulsan un centro de rehabilitación de adictos

Hoy debaten la iniciativa en un encuentro.



#

“Si aunamos esfuerzos lograremos el objetivo de ofrecer una salida para las víctimas de la droga y sus familias”, dijeron los convocantes.

Gentileza

ZAPALA (AZ).- El ejemplo de una familia que se sobrepuso al dolor abrió la puerta de la esperanza a muchos otros padres, desesperados por la adicción de sus hijos. Guillermo y María, una pareja zapalina que logró recuperar a su hijo del infierno de la droga y las adicciones a través de un sistema denominado Aser, luchan ahora para instalar en Zapala un centro de rehabilitación para jóvenes del el interior neuquino. Gracias a su esfuerzo ya obtuvieron un subsidio que destinarán a construir un espacio físico para albergar a los adolescentes y su entorno familiar. El objetivo ahora es sumar más apoyo de las autoridades locales y provinciales a fin de cristalizar la iniciativa. “Ya tenemos en vista un terreno para este emprendimiento en la zona de El Salitral. Si aunamos criterios entre todos podremos iniciar este proyecto que busca convertirse en una salida para muchos jóvenes y sus padres”, contaron entusiasmados mientras esperan una audiencia con autoridades municipales. Hoy harán un gran encuentro en esta ciudad con la participación de profesionales médicos, funcionarios de diversos municipios de la zona y jóvenes recuperados. El objetivo, además de dar testimonio de una recuperación posible, es poner en marcha el sueño. “En 2009 nos encontramos bajo el flagelo de la adicción de un hijo y nos toparnos con la realidad de que en Zapala no había lugar al cual recurrir. Esto llevo a una búsqueda desesperada por diferentes profesionales que dieran respuesta a esta situación dentro de la provincia, o un lugar al cual recurrir. Desde la justicia nos recomendaron Aser San Martín de los Andes y ahí nos explicaron que se trataba en un centro de día, lo cual implicaba mudarse a esa localidad”, recordaron. “Tomada la decisión de dejar absolutamente todo; familia, trabajo, escuela del resto de nuestros hijos, nos instalamos en San Martín y comenzamos el tratamiento en forma conjunta. Tras trece meses de esfuerzo nuestro hijo logró el alta”, explicaron. Después de haber sufrido el desarraigo, esta familia decidió regresar a Zapala y transmitir todo lo aprendido en el tratamiento junto a su hijo y de esta manera allanarles el camino a otros padres y sus familias: el camino que a ellos tanto les costo encontrar. Es así como junto al director de Aser Neuquén y los operadores de San Martín de los Andes, trabajan con el objetivo de poner en marcha el centro de día en Zapala.


Comentarios


Impulsan un centro de rehabilitación de adictos