Imputados se desligan del caso Marita Verón

Negaron haber secuestrado a la joven tucumana




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

#

Susana Trimarco declararía hoy en el juicio por la desaparición de su hija.

BUENOS AIRES.- Tres de los imputados por el secuestro y reducción a la prostitución de María de los Ángeles Verón dijeron ayer ser “inocentes”, en tanto Susana Trimarco, madre de la víctima, recibió el apoyo de funcionarios nacionales y tiene previsto declarar hoy en el juicio oral y público que se realiza en los tribunales de San Miguel de Tucumán. Durante la audiencia de ayer, el tribunal notificó rechazos a algunos pedidos de los abogados defensores, entre ellos pericias psicológicas a la hija de 13 años de Verón. Además, escuchó la declaración de María Jesús Rivero y su hermano Víctor, quienes negaron las acusaciones en su contra, y de Daniela Milhein, que desmintió que Marita Verón hubiera sido retenida en su casa. Trimarco, cuya declaración estaba prevista para ayer, se retiró de los tribunales cerca de las 20 escoltada por cuatro policías y podría prestar testimonio hoy. La mujer fue elogiada por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, porque en la búsqueda de su hija transformó el caso en “decisivo” para “inaugurar un proceso institucional innovador en la lucha contra la trata de personas con fines de explotación sexual, laboral o de cualquier otro tipo”. Los hermanos Rivero rechazaron las imputaciones como partícipes del secuestro de la joven e incluso la mujer, que era dueña de una remisería y está acusada de ordenar el rapto, afirmó que había ayudado monetariamente a la familia Verón para buscar a la joven. Víctor Rivero, en tanto, desestimó haber secuestrado a la joven el 3 de abril de 2002, cerca de la Maternidad provincial, a la que Verón se dirigía para una cita médica. Acerca de los dichos de los imputados, Trimarco dijo a la prensa con ironía: “Ahora todos son buenitos, pero ella (por su hija) no aparece”. Durante la tarde y parte de la noche fue el turno de la declaración de Daniela Milhein, quien negó haber retenido a Verón en su casa de la localidad de Yerba Buena antes de que una red de trata de personas la trasladara a La Rioja. La imputada, que tuvo un hijo con el polémico ex presidente del club San Martín y dueño de una red de remiserías Rubén “La Chancha” Ale, relató su experiencia como víctima del negocio de la prostitución. La mujer dijo que a Ale lo conoció “en el 88 u 89” y resaltó que de “un día y al otro” la “envió a trabajar” en un prostíbulo. “Trabajaba para Ale, nunca cobré la plata, la cobraba él”, comentó Milhein, quien sin embargo señaló que no le constaba que el hombre “haya secuestrado a Marita”. (DyN)


Comentarios


Imputados se desligan del caso Marita Verón