Incertidumbre en el secundario con orientación en Educación Física



#

El colegio fue inaugurado a fines del año pasado.

ROCA (AR).- Un clima de incertidumbre rodea a la comunidad educativa del CEM 150, que actualmente funciona en las instalaciones del Club Deportivo Roca. A ocho meses de su apertura, el establecimiento que inauguró el gobernador Alberto Weretilneck como el primero con orientación en Educación Física de la provincia, tiene varias cuestiones pendientes: el Ministerio de Educación no reconoce las casi 400 horas dedicadas a la actividad física; no tienen gas ni agua y los directivos anticipan que el próximo ciclo lectivo tendrán serios problemas porque no tienen espacio físico. Adriana Acebal, directora del CEM 150, explicó que hace pocos días recibieron la notificación desde el ministerio de Educación en la que se reconocía la orientación en Educación Física pero no las dos horas diarias de los talleres que los estudiantes reciben vinculados a esta temática. Se calcula que en este ciclo lectivo suman unas 400. “No tienen validez desde el primer año como se había dicho en un principio”, dijo la directora quien reconoció que recién se las reconocerá en tercer o cuarto año. La incertidumbre alcanza a más de 70 estudiantes que ya se inscribieron para el ciclo lectivo 2016 porque no está definido el título que recibirán. “Todos estos talleres que se dictaron no figurarán en el certificado analítico. No califican”, dijo la docente quien reconoció que ya se está abordando el tema con funcionarios de Educación y del gremio Unter (que había planeteado la oposición a este proyecto cuando fue anunciado. “Se trata de un claro ejemplo de privatización de la educación”, opinaron). Pero además de los talleres, el CEM 150, que actualmente funciona en el predio recreativo del Deportivo Roca, ubicado en calle Gobernador Castello (continuación de San Juan) casi Ruta Nacional 22, no tiene gas desde mayo. Enese momento, la empresa Camuzzi cortó el servicio por falta de pago. Cuando se canceló la deuda, la firma no autorizó la reconexión porque no tenían los planos de la obra. Esta situación obligó a la compra de equipos de aire para calefaccionar las aulas en invierno pero paralelamente dejó al descubierto el endeble sistema de energía eléctrico con el que cuentan en ese lugar. Tampoco tiene agua porque la red llega hasta la puerta de las cuatro aulas que se construyeron pero desde la provincia todavía no se autorizó la obra para conectarse a la red. El consumo de agua se hace a través de bidones que provee una empresa privada. “Actualmente tenemos 54 alumnos y calculamos que el año que viene, por las inscripciones, tendremos aproximadamente 125, por lo que tampoco tendremos espacio físico”, advirtió la directora quien había asegurado que parte de estos problemas se iban a solucionar en este ciclo lectivo.


Comentarios


Incertidumbre en el secundario con orientación en Educación Física