“Incluir a todos los sectores será el gran desafío del nuevo gobierno”

Entrevista con Pablo Ala Rué (economista)



La incertidumbre pre electoral dio paso a las tensiones propias de la transición. Las preguntas de hoy refieren al tono de la política económica que llevará adelante Alberto Fernández. Para abordar el punto, PULSO dialogó con el economista Pablo Ala Rué, especialista en finanzas públicas y referente académico en la región, quien consideró que el nuevo gobierno tendrá un tono moderado y que el principal objetivo es volver a dinamizar la producción.

PREGUNTA: ¿Cuál es su primera impresión en medio de la transición de gobierno?
RESPUESTA: El gobierno anterior está saliendo de una forma muy desordenada, y que todo lo que algunos veníamos advirtiendo desde hace mucho tiempo, de alguna forma se ha ido presentando. La inviabilidad del programa económico, la falta de prolijidad en las políticas, y esta salida apelando a todas las herramientas que siempre denostaron. Pero sobre todas las cosas, una salida que deja una herencia mucho más gravosa que aquella que se recibió en 2015. Falta de reservas, endeudamiento, vencimientos inminentes, deterioro en el nivel de producción y empleo, y una enorme caída de las expectativas y los ingresos del grueso de la población.

P: ¿Cuáles serán las prioridades del próximo gobierno?
R: Creo que las prioridades son tres. La primera es mejorar rápidamente las condiciones de los sectores más vulnerables. No se trata solo de las personas que padecen hambre, sino de aquellos que han caído en la pobreza. Mejorar la situación de estos sectores probablemente genere un efecto inmediato sobre la demanda. Lo segundo es negociar con los sectores concentrados una estabilización de precios. Yo coincido con el título del libro de Augusto Costa que reza “Todos los precios son políticos”. Cuando en todas las ramas productivas hay una alta concentración, ello habilita una negociación política de parte del nuevo gobierno, para que una potencial mejora de la demanda no se traslade inmediatamente a precios. Tercero, poner en marcha una política integral de producción, que fue el gran elemento ausente en este gobierno.

Hay un voto de derecha, que logró encontrar una expresión política en el espacio de Mauricio Macri, y eso es muy bueno.

P: No menciona la renegociación entre las prioridades…
R: Eso se cae de maduro, me parece que ya está descontado. Lo que se discute es si habrá quita o no, pero ya todo el mundo sabe que los plazos deben ser reprogramados, incluso los que son tenedores de instrumentos de deuda.

P: ¿Cómo se explica el apoyo del 40% que recibió el gobierno?
R: Hay un voto de derecha, que logró encontrar una expresión política, y eso es muy bueno. Durante mucho tiempo, el mal de la Argentina fue que la derecha no encontraba expresión política, y eso era un factor desestabilizador para la democracia. Tambien hay una franja de gente que tiene una valoración muy hostil respecto al gobierno de Cristina Kirchner. Y también hay una porción que genuinamente cree en lo que representa Mauricio Macri. El anti peronismo sigue siendo muy gravitante.

P: ¿Cuál será el perfil económico del nuevo gobierno?
R: Intuyo que vamos a ver un gobierno moderado. Alberto Fernández fue el artífice de los acuerdos que le dieron gobernabilidad en su momento a Néstor Kirchner. Es un hombre dialoguista.La propia composición heterogénea del frente que construyó, habla de su capacidad de incluir. Ese justamente es el desafío de la etapa política que viene en el país. Hasta el momento ese ha sido el tono en el discurso de Fernández, sin disrrupciones, pero buscando evitar ciertas ‘marcadas de cancha’ que intentan en la transición desde diferentes sectores.Hay que tener en cuenta además que se trata de un gobierno peronista, que viene con la intención de remediar algo del estrago social que generó el gobierno que termina.

P: ¿Es viable el tipo de cambio múltiple como salida a la escases de divisas?
R: Se trata de un debate interno dentro del equipo económico del próximo gobierno. Se entiende que la idea es generar estímulos a ciertas actividades y des estímulos a otras. Sin embargo sabemos que es un esquema difícil de administrar y que rápidamente los agentes encuentras mecanismos para sortearlo. Yo personalmente creo que el tipo de cambio múltiple es poco viable en Argentina. La divisa debe ser administrada como un bien escaso., considerando los diferentes usos. Pero creo que es mejor un esquema basado en reintegros de tipo tributario.

PERFIL: Pablo Ala Rué

Pablo Ala Rue es originario de Buenos Aires y reside en la región desde 1997.

Es Licenciado en Economía y graduado en Administración Financiera del Sector Público.

Ex decado y docente de la Facultad de Economía y Administraciónde la Universidad Nacional del Comahue.

Director de la filial Comahue de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera (ASAP).


Comentarios


“Incluir a todos los sectores será el gran desafío del nuevo gobierno”