Increíble Georgina

Bardach le dio la primera medalla a la Argentina al ganar el bronce en los 400 m combinados de natación.



Cuatro días antes de cumplir 21 años, Georgina Bardach se regaló su primera medalla en los Juegos y a la Argentina le dio la primera presea en natación en 68 años. Y quiere más, el oro en Pekín 2008.

La cordobesa terminó la final de los 400 metros combinados en 4m 37s 51/100 -bajando en tres segundos y medio su propio récord sudamericano-, para conquistar el bronce en la prueba ganada por la ucraniana Yana Klochkova, oro con 4m 34s 83/100, seguida por la estadounidense Kaitlin Sandeno, plata con 4m 34s 95/100. “Lo primero que pensé fue en mi padre y que no le diera un infarto”, dijo Georgina tras su increíble actuación, que significó la tercera medalla en la historia de la natación argentina. La primera y dorada fue para Alberto Zorrilla, quien ganó los 400 metros libres, en Armsterdan '28; y la segunda (plata) de Jeannette Campbell, en los 100 metros libres de Berlín '36.

La marca lograda en la piscina del Centro Olímpico no llegó a sorprender a la cordobesa, pero la medalla, sí. “Fue la carrera esperada. Esperaba hacer una marca de 4m 37s, yo no sabía que con esa marca llegaba al podio, pero sí que iba a estar cerca. Mi plan de trabajo estaba pensado para Pekín 2008. Pero todo se adelantó un poco, y ahora tengo que ver qué objetivos me propongo”, dijo.

Lo que también sorprendió a la nadadora fue la entusiasta reacción a su logro. Bardach ignoraba que su medalla era la primera que lograba Latinoamérica en los Juegos, y abrió grande sus ojos cuando un reportero le preguntó a la campeona Klochkova si consideraba que la cordobesa podría alcanzarla algún día: “Georgina es una nadadora muy joven, si sigue trabajando así, tendrá todo a su alcance”, contestó.

La capacidad de la argentina de superarse quedó ampliamente demostrada por la mañana, cuando clasificó primera en su serie, con 4m 41s 20/100. Horas después, ya en la final, las cosas comenzaron complicadas. Promediando la prueba estaba bastante retrasada, y llegó a ser quinta, pero en la tercera parte de la carrera, cuando llegó el turno del pecho -su especialidad-, pudo recuperar varios puestos hasta protagonizar un buen sprint final a partir de los 300 metros y llegar en el tercer lugar casi en soledad.

“Tenía dudas a la mañana porque terminé muy cansada en la clasificación, pero me di cuenta de que lo que precisaba era actitud para salir a esa competencia. La pensé como si fuera una carrera de 100 metros”, relató la cordobesa.

Luego, durante la rueda de prensa, trató de dejar en claro que no desea convertirse en una estrella a raíz de la medalla lograda ayer. “Espero que en la villa olímpica no haya una recepción muy grande”, advirtió Bardach, quien disputará las pruebas de 200 metros estilos y 200 mariposa.

 

• Sin final: El bonaerense Juan Martín Pereyra terminó segundo en la tercera serie clasificatoria de los 400 metros libre, aunque su tiempo (3m57s26/100) no le alcanzó para conseguir el pasaje a la final. En 100 metros pecho Cristian Soldano tampoco logró clasificarse. El salteño marcó el 43º tiempo sobre 60 participantes.

A Phelps le quedan ahora siete desafíos

Michael Phelps se agarró la cabeza como sin poder creer lo que había hecho, y luego de un momento levantó el brazo en señal de victoria.

Después de tanto hablar de la empresa que se había propuesto, había dado el paso más importante: Había ganado su primera prueba en los Juegos, y con récord mundial (4m 08s 26/100).

El estadounidense se propone conquistar ocho medallas doradas de natación en Atenas y superar la marca del también estadounidense Mark Spitz, quien ganó siete en Munich en 1972. “Ahora no me siento tan nervioso'', expresó quien está llamado a ser la gran figura de Atenas después de triunfar en los 400 metros estilo libre con tres segundos y medio de ventaja sobre su rival más cercano. “Me saqué este peso de encima y ahora me puedo relajar un poco'', agregó. Su próxima carrera será hoy con el relevo de 4×100.

La otra gran estrella de la natación olímpica, el australiano Ian Thorpe, también cumplió con los pronósticos al comenzar con una medalla de oro. Sin emplearse a fondo batió a su compatriota Grant Hackett en los 400 metros libres, su especialidad.

Nota asociada: El resto de los argentinos Las Leonas mostraron chapa de candidatas a fuerza de goles Llegó la hora del debut y de una esperada revancha Arranque complicado para el vóley ante Francia Menos goles pero el mismo buen fútbol  

Nota asociada: El resto de los argentinos Las Leonas mostraron chapa de candidatas a fuerza de goles Llegó la hora del debut y de una esperada revancha Arranque complicado para el vóley ante Francia Menos goles pero el mismo buen fútbol  


Comentarios


Increíble Georgina