Increíble prueba de la longevidad de las ballenas

#

La larga vida de las ballenas fue probada por el arpón de 1880 que tenía clavado el cetáceo encontrado en Alaska.

Una ballena, encontrada por los aborígenes Inuit agonizante en sus costas de Alaska, llevaba atravesado en el cuello un arpón muy especial, porque en su punta explosiva tenía marcada la fecha de su fabricación.

El arpón procede del año 1880 y la ballena de 15 metros de largo y 50 toneladas de peso- lo llevaba en su carne desde entonces y, por lo tanto, había sobrevivido al violento ataque del hombre durante más de un siglo, para morir más tarde (¿de vieja?).

Según la explicación del biólogo Craig George: "Ese fragmento es la prueba científica de que la ballena tenía 130 años. Probablemente fue arponeada cuando tenía uno, no antes, porque los cazadores no están interesados en ejemplares más pequeños. El fragmento nos fue entregado por los Inuit". Conocida la noticia, la asociación de ideas que provoca es la siguiente: Si este cetáceo nació en torno al 1880, podría ser coetáneo de Moby Dick, dado que el autor de la obra maestra de la narrativa americana murió en 1891.

De todas formas, parece que no fue este ejemplar el que inspiró el libro de Herman Melville, dado que "la ballena blanca" era un cachalote y el capitán Achab lo perseguía por los mares del Sur, a miles de kilómetros de distancia. En cualquier caso, lo cierto es que hoy podemos decir, con los Inuit, que las ballenas viven más de un siglo.

De hecho, el biólogo George presentó con anterioridad una investigación sobre la longevidad de las ballenas, en la que presentaba el caso de un ejemplar de 211 años, porque también ese mamífero había sido arponeado con un arpón con punta de piedra. (Corriere della Sera/El Mundo)


Comentarios


Increíble prueba de la longevidad de las ballenas