Indemnizarán a boxeador golpeado por la policía

Es "Pucará" Vidal, quien sufrió desprendimiento de retina por un culatazo. Neuquén deberá pagarle más de $100.000



#

Fabio "Pucará" Vidal dejó el boxeo en el año 2000. El boxeador aseguró que el golpe en el ojo fue de una escopeta policial.

NEUQUEN (AN).- La provincia deberá pagarle poco más de cien mil pesos al ex boxeador Angel Fabio “Pucará” Vidal, quien en setiembre de 2000 perdió la visión del ojo derecho porque un policía le pegó un culatazo con una escopeta reglamentaria de la fuerza.

El golpe le provocó un desprendimiento de retina justo cuando estaba a punto de viajar a Cuba para someterse aun tratamiento, ya que padecía una afección previa producto de su actividad pugilística.

El monto de la indemnización lo dispuso un fallo de la sala II de la Cámara Civil que firman Isolina Osti de Esquivel y Lorenzo García, y que se hizo público ahora.

Vidal (34 años) había ganado el pleito contra la provincia en primera instancia pero apeló disconforme con el monto de la indemnización y logró que se lo aumenten.

Según el fallo de la Cámara Civil, la jueza que intervino en primer término en el caso había determinado que la pérdida de visión en su ojo se debió “a una causa preexistente y no a la agresión física que sufriera por parte de fuerzas policiales”.

El boxeador señaló en su demanda que hasta marzo de 2000 retuvo el título de campeón en la categoría welther (fue campeón Latino de la Organización Mundial de Boxeo), y “a partir de las lesiones que le infiriera el hecho ocasionado por agentes de la policía provincial no pudo volver a boxear, actividad que era su única forma de vida”.

Sin embargo, en mayo de 2000 Vidal debió abandonar el boxeo como consecuencia de un desprendimiento de retina tras una pelea en el cuadrilátero, pero señaló que fue operado y que como consecuencia del culatazo policial necesitó una nueva intervención quirúrgica.

Al respecto, el fallo de la Cámara señala que “no corresponde hablar de culpa de la víctima aunque sí de riesgo concurrente, pues no es posible pasar por alto el desprendimiento de retina que tuvo en mayo del mismo año en que sufrió la golpiza por parte del personal policial”.

Sin embargo, añade, “no es cierto que no hubiera mejoría, pues el certificado médico del 21 de setiembre (dos días después de la paliza policial) señala que 'nuevamente' tuvo desprendimiento de retina, lo que indicaría que la patología anterior se había revertido de algún modo pues de lo contrario se habría señalado que 'se mantenía' el desprendimiento de retina anterior”.

“Más allá de la predisposición que pudiera presentar Vidal respecto al ojo que finalmente perdiera la visión, lo cierto es que la golpiza efectivamente produjo el desprendimiento de retina que lo llevara a su estado actual”, señala la sentencia.

También indica que “es una cosa bien distinta la exposición del cuerpo como parte de una actividad deportiva, no sin reconocer que se trata de una actividad violenta, sobre un cuadrilátero donde el enfrentamiento es con otro boxeador que se encuentra en una cierta condición de igual, a lo que sufrió Vidal por parte de personal policial de un modo sorpresivo, arbitrario y en absoluta inferioridad de condiciones”.

En consecuencia, la Cámara condenó a la provincia a pagarle 101.200 pesos.

Vidal fue golpeado la madrugada del 19 de setiembre de 2000 por una patrulla policial que lo interceptó cuando se dirigía a su casa en el barrio Sapere.


Comentarios


Indemnizarán a boxeador golpeado por la policía